Tiempo de lectura 3 minutos


La mortalidad de los madrileños es menor de media que la del conjunto de los españoles en todas las enfermedades salvo las respiratorias, cuya afección es mayor debido principalmente a la contaminación. Así se desprende del estudio de Salud de la Ciudad de Madrid de 2018, que destaca que el 72 por ciento de los madrileños percibe su salud como buena o muy buena.

La principal fuente de información para el estudio ha sido una encuesta realizada a 8.867 residentes en Madrid mayores de 15 años con la intención de conocer cuál es el estado de salud de la ciudadanía desde una perspectiva social.

ESPERANZA DE VIDA: DIFERENCIAS ENTRE LOS DISTRITOS

Aunque con diferencias entre distritos, la esperanza de vida al nacer de los madrileños (84,29 años) es algo mejor que la del conjunto de la población española, siendo superior la de las mujeres (86) a la de los hombres (81). Los distritos con más esperanza de vida son Barajas, Retiro y Chamartín y los de menos Villa y Puente de Vallecas y Centro, entre otros.

En Madrid, excepto la debida a enfermedades respiratorias, la mortalidad incluyendo todas las causas es menor que en el conjunto de España. Cuatro de cada diez personas refieren padecer algún problema crónico de salud, con mayor frecuencia las mujeres y personas desempleadas.

Aproximadamente una persona de cada tres tiene hábitos sedentarios en su tiempo libre, aunque presenta una frecuencia menor si la comparamos con el Estudio de Salud de 2008 y con los datos del conjunto de España.

ALCOHOL, TABACO Y TAMBIÉN EL MÓVIL

El consumo de tabaco se ha reducido progresiva y significativamente respecto a los estudios anteriores. Concretamente, un 19 por ciento de los madrileño fuma a diario, cuando hace un década fumaba casi un 30 por ciento. Los que más han dejado de fumar han sido los hombre en todos los distritos de forma parecida.

Un tercio de la población madrileña consume alcohol de forma habitual, más los hombres que las mujeres. Eso sí, son mayoritariamente mujeres jóvenes las que beben alcohol en la modalidad de ‘atracón’. El 27 por ciento de los madrileños es abstemio.

Entre las nuevas adicciones, es significativo que el 13,60 por ciento reconoce el luso problemático del teléfono móvil. El 92 por ciento de los madrileños utiliza el móvil y el 18 por ciento tiene un uso de riesgo. Los que tienen adición suelen ser jóvenes y tienen peor salud mental que el resto.

MAYOR DESIGUALDAD QUE EN EL RESTO DE ESPAÑA

La desigualdad en la distribución de ingresos económicos en la capital es superior a la media de la región y a la de España. La tasa de riesgo de pobreza y exclusión social es similar a la del conjunto del país y superior a la de la Comunidad.

La encuesta señala que el 11,5 por ciento de las personas está preocupada por no contar con suficientes alimentos en el hogar por razones económicas (inseguridad de acceso económico a los alimentos). Este porcentaje se incrementa hasta el 17 por ciento cuando hay menores en el hogar, cuando la familia vive en un distrito de menor desarrollo, hay algún desempleado en la familia o son de origen inmigrante económico.

En Madrid ha bajado en los últimos años mil euros la renta ‘per capita’ anual. En la capital hay unos 228.000 personas en riesgo de pobreza y exclusión, el mismo porcentaje que a nivel nacional, pero bastante peor que en Barcelona, por ejemplo. Existe una mayor desigualdad de ingresos que en el conjunto de España y mucho peor que en la Unión Europea, han destacado.

MEDICAMENTOS Y SALUD MENTAL

El estrés, la ansiedad y la depresión incrementan el riesgo de aparición de enfermedades. Una de cada cinco personas la ciudad sufre malestar psicológico, más habitual en mujeres que en hombres, y con diferencias entre distritos. Estos datos son superiores a los de años anteriores.

Dos de cada tres personas de la ciudad consumen medicamentos habitualmente, dato similar al de la media de España. Un 12 por ciento consume tranquilizantes, un 6 por ciento antidepresivos y un 9 por ciento analgésicos de tipo opioides, que crean importante dependencia. Tanto el consumo de estas medicinas como en todas en general es más frecuente en mujeres.

Por otro lado, el ruido se considera un problema para la salud y la queja más frecuente es por el ruido debido al tráfico rodado. Las quejas de ruido por ocio nocturno varían mucho entre los distritos, predominando en el distrito Centro.

ENVEJECIMIENTO Y SOLEDAD

Madrid cuenta con una población que envejece de forma progresiva. Hay 140 mayores de 60 años por 100 menores de 16. El número de promedio de hijos por mujer es de 1,27 en 2018. Hay un 21 por ciento de residentes en la ciudad que han nacido en otro país.

Por otra parte, tres de cada diez hogares son unipersonales y sigue creciendo, este dato es mayor que el de la región y el del conjunto de España. Una de cada diez personas refiere que frecuentemente se siente sola, más las mujeres que los hombres. El sentimiento de soledad, independientemente de si se vive solo o acompañado, es mayor entre quienes tienen dificultades económicas.

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Por otro lado, la mitad de las personas de 18 años en adelante, presentan exceso de peso (sobrepeso y obesidad), siendo más frecuente en hombres que en mujeres. Entre los niños y niñas de 3 a 12 años, cuatro de cada diez tienen exceso de peso, siendo más frecuente en aquellos distritos de menor desarrollo.

No obstante, más de la mitad de la población consume diariamente fruta fresca, verduras, ensaladas u hortalizas, cifra superior a la del conjunto de España. La población madrileña presenta menos frecuencia de obesidad comparada con la población estatal.

Asimismo, del estudio se desprende también calidad de los alimentos y el agua de grifo de la ciudad es buena. A pesar de la calidad del agua del grifo en Madrid, un 12,5 por ciento consume agua mineral de forma habitual, especialmente personas jóvenes y quienes llevan menos tiempo residiendo en la ciudad.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *