Tiempo de lectura 2 minutos


El titular del Juzgado Central número 4 de la Audiencia Nacional, José Luis Calama, ha ordenado el ingreso en prisión de Manuel Miranda Velasco, un histórico narcotraficante que fue detenido por la Policía Nacional en Getafe y que llevaba más de 15 años fugado de la Justicia española.

Manuel Miranda Velasco había modificado y alterado las huellas de sus manos con microimplantes de piel y se había hecho un injerto de pelo para evitar su identificación. En el pasado estuvo vinculado con otros históricos ‘narcos’, entre ellos Laureano Oubiña y Sito Miñanco.

El arrestado, de origen asturiano, tenía en vigor cuatro requisitorias de detención y tres prohibiciones de salida con dos identidades distintas.

La detención se produjo este 29 de enero en Getafe. El buscado había modificado y alterado sus huellas digitales hasta un deterioro tal que imposibilitara su reconocimiento, utilizando microimplantes de piel además de quemaduras o cortes. Los agentes también han constatado que se había realizado un injerto de pelo para evitar ser reconocido.

IDENTIDADES FALSAS PARA SEGUIR DELINQUIENDO

Para poder circular libremente poseía una documentación falsa obtenida a nombre de un ciudadano peruano que utilizaba para viajar por todo el mundo, a pesar de contar con varias requisitorias en vigor. Además, también utilizaba la identidad de un ciudadano croata para evitar su localización.

Los agentes han podido constatar que durante los últimos meses el detenido viajó en numerosas ocasiones hasta Marruecos para, presuntamente, llevar a cabo actividades relacionadas con el narcotráfico. En el momento de su arresto portaba dos terminales telefónicos encriptados, aparatos utilizados habitualmente por las organizaciones criminales.

Manuel Miranda Velasco fue detenido en 2001 en Madrid en el marco de una investigación sobre los principales suministradores de barcos para alijar droga desde Galicia. Ya entonces estaba investigado en la Audiencia Nacional y por un juzgado de Vilagarcía.

En 2007, el Tribunal Supremo lo condenó a 14 años de cárcel y multa de diez millones de euros. Se consideró probada su integración en una organización criminal formada por doce personas que transportaron desde las costas andaluzas hasta Galicia un barco, el pesquero Rapanui, en el que se intervinieron 2.197 kilos de cocaína.

El nombre de Miranda Velasco también apareció en el sumario del caso de la ‘operación Grumete’ que instruyó el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, centrado en la red de apoyo de José Ramón Prado Bugallo, conocido como Sito Miñanco. Su detención se justificó a raíz de las intervenciones telefónicas y se le imputó un delito contra la salud pública por un alijo de cocaína incautado en alta mar, a mil millas de la Guayana Francesa.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *