Tiempo de lectura 2 minutos

Teléfonos móviles, cámaras de fotos, CPUs y de ordenadores, columbarios para que los seres queridos descansen eternamente en un espacio privilegiado de Madrid y hasta una pistola aparecieron en las labores de vaciado del lago la Casa de Campo.

También se encontró un fardo que, tras ser analizado por la Policía, se comprobó que no era de sustancia estupefaciente alguna. Sillas de terraza, mesas y juguetes son otros de los objetos encontrados al vaciarse el lago de la Casa de Campo.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, visitó este jueves los trabajos de remodelación del lago y su entorno. Las intervenciones, presupuestadas en 2,5 millones, suponen los trabajos más ambiciosos en 36 años.

ESPACIO PARA EL REMO

La dirección general de Deportes del Ayuntamiento de Madrid planteará en el próximo convenio con la escuela de remo el lago de la Casa de Campo como espacio para la práctica de este deporte de mano de una ampliación de horarios, no de capacidad de las embarcaciones, ha contestado este jueves la directora general de Gestión del Agua y Zonas Verdes, Beatriz García.

VUELVEN LAS TENCAS

Las tencas –especie autóctona que sustituirá a las invasoras carpas– llegarán al lago de la Casa de Campo casi un año después de que comenzaran los trabajos de rehabilitación.

Las obras han supuesto, además de la limpieza del vaso, la construcción de un embarcadero de madera de 250 metros cuadrados y cuatro pantalanes, tres de ellos para 68 barcas de uso recreativo y un cuarto para piraguas y canoas; la reconstrucción del muro perimetral del lago; la instalación de una nueva barandilla de acero inoxidable; nuevas zonas estanciales como un mirador con unos espaciosos bancos en forma de hamacas y una playa con praderas de césped.

Se ha llenado casi en su totalidad con la aportación del arroyo Meaques y con las aguas freáticas bombeadas desde la estación de Metro de Príncipe Pío, es decir, que no se ha empleado agua potable del Canal.

Otra de las novedades que trae consigo la remodelación es el centro entomológico Manuel Ortego, una de las colecciones de escarabajos y mariposas más importantes de España y que ha sido donada al Ayuntamiento de Madrid.

Hasta la culminación de estas obras, el muro del lago contaba con “importantes” derrumbamientos que habían erosionado el terreno dejando al descubierto las raíces de los árboles. A eso se sumaba la oxidación de las barandillas. Además, en el paseo más próximo al centro de educación ambiental de la Casa de Campo se ha restaurado el muro histórico dejando a la vista el ladrillo para recordar cómo era originalmente.

También es nueva la pavimentación y la adecuación del camino que rodea el lago eliminando escaleras y construyendo rampas para facilitar la accesibilidad. Asimismo se han creado zonas estanciales como el mirador de la zona de restaurantes, se han plantado arbustos y árboles como tres madroños, siete tarays, seis arces, siete serbales, seis plátanos y once olmos resistentes a la grafiosis.

El lago ocupa una superficie de 80.150 metros cuadrados, con casi 159.000 metros cúbicos de agua y una profundidad que varía desde los 4,50 metros de máxima hasta 1,20 metros de mínima. El proyecto de restauración ha tenido en cuenta que la Casa de Campo está catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Sitio Histórico.

La última obra de restauración del lago data de 1982, cuando se acometieron trabajos de limpieza, impermeabilización e integración ambiental. También entonces se construyó la depuradora. Desde 1995 hasta 2015 únicamente se llevaron a cabo obras de conservación y mantenimiento, sin tocar la estructura de los muros.