Tiempo de lectura 2 minutos


El arte soviético, algo olvidado en la actualidad, nos ha dado algunas de las obras más representativas del siglo XX, y ha tenido una evolución muy interesante de manera independiente a la del bloque occidental. No solo nos ha dado obras maestras del cine como las dirigidas por Eisenstein, sino que sus avances en la pintura contemporánea también son dignos de mención. La Sala Recoletos de la Fundación Mapfre acoge una exposición sobre este período llamada ‘De Chagall a Malévich: El arte en revolución’.

UNA ÉPOCA DE INNOVACIÓN

En los años posteriores a la caída del zarismo, el nuevo régimen buscaba sustituir las estructuras que sostenían este sistema, incluida la cultural. Por ello, permitió que sus artistas más prometedores viajaran a países como Francia o Alemania para recibir las influencias de un arte moderno que estaba empezando a despuntar. Aun así, muchos de ellos ya habían viajado al exterior.

Esta circunstancia se une a la proliferación de coleccionistas en Rusia, que permitieron la creación de una industria artística con cuadros muy demandados. Este fue el caldo de cultivo perfecto para que surgieran artistas dispuestos a innovar, como Chagall o Malévich, que le dan nombre a esta exhibición.

LOS ARTISTAS

El primero de los pintores que refleja esta exposición es Marc Chagall, de origen bielorruso. Sus obras están dotadas de un expresionismo que las enmarca dentro de este movimiento, y sus temas no están desprovistos de relevancia: trata la idiosincrasia de su país y de su cultura, la judía. Como dato significativo, este pintor murió en Francia, tras haber sido aceptado como ciudadano en ese país.

El arte de Kazimir Malévich resulta prácticamente antagónico: aunque también pueden clasificarse dentro de las vanguardias, sus cuadros más distintivos hacen gala de una abstracción pura, nada que ver con el expresionismo del otro pintor. Aunque también cultivó la pintura figurativa, este artista ucraniano destacó por haber definido el suprematismo, que refleja figuras geométricas sin relación con la realidad. Uno de sus exponentes es el cuadro del mismo nombre que encabeza esta exposición.

A estos artistas se les unen otros grandes nombres como Popova, Lisitski o Pougny, dentro de esta muestra comisariada por Jean-Louis Prat. Todos estos artistas supusieron un cambio radical como pocos se habían visto, en consonancia con la mutación que experimentó el país entero.

DE CHAGALL A MALÉVICH: EL ARTE EN REVOLUCIÓN

Lugar: Sala Recoletos de la Fundación Mapfre, Paseo de Recoletos, 23

Fecha: Del 9 de febrero al 5 de mayo

Horario: 14:00-20:00 (lunes). 10:00-20:00 (martes a sábado). 11:00-19:00 (domingos y festivos)

Precio: 3€ (gratuito en lunes)




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *