Tiempo de lectura 3 minutos


La semana pasada, Ecologistas en Acción denunciaba que la ciudad de Madrid había incumplido las superaciones del valor límite horario de dióxido de carbono (NO2) fijado por la Unión Europea para todo 2019. El principal problema se encuentra en la contaminación que acumula la estación de medición de la plaza Fernández Ladreda, más conocida como plaza Elíptica. Esta estación rebasó el Valor Límite Horario (VLH) de NO2 el martes 5 de febrero al alcanzar 19 superaciones del valor límite legal. Según la legislación europea, ninguna estación debería superar el valor de 200 miligramos por metro cúbico más de 18 veces al año.

¿Por qué es Madrid una ciudad tan contaminada? ¿Es útil Madrid Central para reducir la contaminación? ¿Cuáles son los pasos a seguir para reducir las emisiones? Madrid es Noticia ha podido hablar con Xavier Querol, investigador español del CSIC conocido por sus estudios sobre contaminación atmosférica.

SOLUCIONES CON RETRASO

Madrid tiene un problema importante de contaminación, entre otros factores, por su situación geográfica. “La Sierra de Guadarrama nos hace como una barrera cortavientos y todo el viento que viene del noroeste, que es el que limpia la atmósfera en la Península Ibérica, a Madrid no llega, la Sierra es como un muro, haciendo que se acumule” explica Querol. Además, influye la inversión térmica, que se produce por la situación céntrica de la Península, es como una olla exprés, la inversión térmica, según explica el experto, actúa como una “tapa” cuando hay un anticiclón, impidiendo que el “humo o en este caso la contaminación salga hacia arriba”. Sin embargo, la contaminación es un problema relativamente reciente, por lo que, según Xavier Querol “no podemos culpar a la ciudad, porque si no hubiera emisiones no habría problemas”.

“las primeras medidas serias que se han llevado a cabo en España son las de Madrid Central”

Xavier Querol

“Madrid ha mejorado muchísimo la calidad del aire en los últimos 15 años ha reducido las partículas de aire cerca de un 50%. Se ha actuado sobre las calderas, sobre la industria, las obras, se ha hecho transporte público limpio, pero ha retrasado durante años y años las actuaciones para disminuir el número de vehículos privados” comenta Querol. Se trata de un problema extendido por todo el territorio español, que se ha dado por igual independientemente del partido que ocupara el gobierno de las ciudades, mientras que, en Europa, medidas como Madrid Central comenzaron a implantarse hace ya cerca de una década.

“Llevamos un retraso muy grande en medidas sobre la reducción del tráfico privado urbano” explica Querol, “las primeras medidas serias que se han llevado a cabo en España son las de Madrid Central” añade. Pero el comienzo de esas medidas no significa que desde el principio se va a resolver, así lo explica: “el problema de la calidad del aire es complejo, como un puzle, pones las primeras piezas y estás contento, pero hasta que no tengas como mínimo diez puestas no comienzas a ver la imagen”.

¿La restricción del tráfico va a acabar con el problema de la contaminación? Xavier Querol lo tiene claro: “no, es solo una pieza del puzle” contesta, “Madrid Central es el primer ladrillo de una construcción que creo que tiene unos buenos cimientos, no podemos esperar que con el primer ladrillo veamos los resultados de toda la construcción” añade.

CINCO MEDIDAS PARA CONTRIBUIR A TERMINAR CON LAS EMISIONES

¿Cómo se logra entonces acabar con la contaminación en Madrid, si es que es posible? Xavier Querol propone cinco medidas que son clave que tienen que darse para contribuir a terminar con las emisiones. La primera es el transporte público metropolitano “que en Madrid hace mucha falta” afirma, “si el tren es caro porque no hay dinero para construir nuevas, entonces habrá que poner más autobuses metropolitanos, así como párquines disuasorios, para que la gente que no tenga más remedio llegue allí con su coche y luego coja el autobús”.

La segunda medida va de la mano de la “necesidad imperativa de reducir vehículos” explica Querol. “La densidad de población y el número de comercios determina un gran número de vehículos, además tenemos el problema del fraude de los diésel contaminantes, porque Madrid tiene una cota de vehículos jóvenes pero dominada por el diésel”. El experto propone llevar a cabo las medidas que han funcionado en Europa para reducir el número de vehículos, la primera es el peaje urbano, “en Estocolmo se puso de prueba en 2006 y funcionó muy bien, después del período piloto se aprobó por consulta popular su mantenimiento” comenta Xavier Querol. En la ciudad sueca entrar con coche privado tiene un coste de 3,50 euros en hora punta y de 1 euro el resto del tiempo y se ha reducido el tráfico un 30%. La misma medida se encuentra vigente en Milán. “La segunda medida es la ampliación de la zona de residentes a toda la ciudad” explica Querol.

“Hay que hibridizar, hay que ayudar a la gente a que pueda hacer el cambio a un vehículo más limpio. La solución no es cambiar todos los coches de España por coches eléctricos»

Xavier Querol

En cuanto a la tercera medida, esta es la zona de bajas emisiones, “es básicamente Madrid Central, prohibir circular por la ciudad a los vehículos que generan más contaminación” explica Xavier Querol. “Madrid tiene unas medidas muy inteligentes a la par que la zona de libres emisiones, pero la limitación que le vemos es que tiene que abarcar a toda la ciudad” añade.

La cuarta medida es una medida que no suele estar en los planes anticontaminación de las ciudades: “se trata de la distribución urbana de vehículos de carga. Hay cientos de restaurantes y cada uno recibe más de dos o tres furgonetas al día” explica Querol. “En Marsella han visto que el transporte de mercancías supone el 40% de las emisiones, a lo que se suma la venta online y todo esto va a más” alerta el experto. “Los vehículos de reparto pasan cerca de 11 horas circulando, si los electrificamos, sería equiparable a electrificar 11 vehículos de individuos que circulan una hora al día” comenta. Todas las ciudades tienden a evitar la entrada de grandes camiones, en cambio, lo que se tendría que hacer es llevar un gran camión a un lugar central y que desde ese sitio partieran vehículos eléctricos hacia los restaurantes” propone.

La última medida y que considera más importante es el “rediseño urbano”. “Si apartamos las carreteras del centro y optamos por las circunvalaciones, reduciendo el tráfico, también podremos poner carriles bici por los que circular jugarnos la vida” comenta Querol, además, asegura que esto permitiría crear más zonas verdes y espacios naturales acercando Madrid a ciudades como Ginebra, Zúrich o Berlín. “Hay que hibridizar, hay que ayudar a la gente a que pueda hacer el cambio a un vehículo más limpio. La solución no es cambiar todos los coches de España por coches eléctricos, hay que cambiar los vehículos de reparto de mercancías, subvencionar este cambio, hacer logística de diseño urbano, con zonas verdes, peatonales y para bicicletas”


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *