Tiempo de lectura 1 minuto


El político y abogado José Pedro Pérez-Llorca, uno de los siete ‘padres’ de la Constitución Española ha fallecido este miércoles en Madrid a los 78 años de edad a causa de una enfermedad pulmonar, ha informado su despacho de abogados.

José Pedro Pérez-Llorca fue ministro de Presidencia y Relaciones con las Cortes, Administración Territorial y Asuntos Exteriores en la etapa del Gobierno de Adolfo Suárez.

La capilla ardiente se instalará en el Tanatorio de La Paz en el municipio madrileño de Alcobendas.

BIOGRAFÍA

Licenciado en Derecho, Premio Extraordinario de Licenciatura, por la Universidad Complutense de Madrid. Obtuvo becas para estudiar en las universidades de Friburgo de Brisgovia, Munich y Londres. Sus idiomas de trabajo son español, inglés, francés y alemán. Cuenta con cuatro doctorados Honoris Causa en Derecho, uno por la UNED de Madrid (1988), otro por la Universidad de León (2004), otro por la Universidad Europea (2018) y otro por ICADE (2018). Asimismo, en 2012 la Universidad de Cádiz también invistió con tal honor a Pérez-Llorca por ser uno de los padres de la actual Constitución Española. Es autor de numerosas publicaciones y desde octubre de 2012, Presidente del Patronato del Museo del Prado.

José Pedro Pérez-Llorca jugó un papel destacado en la vida política española en una etapa de su carrera, aunque ha sido considerado siempre, y por encima de todo, abogado. Diputado por Madrid de la UCD, fue presidente del Grupo Parlamentario Centrista en el Congreso y uno de los siete ponentes de la Constitución Española.

Ingresó por oposición en la Carrera Diplomática y en el Cuerpo de Letrados de las Cortes Generales. Fue Ministro de la Presidencia de Gobierno y Relaciones con las Cortes, Ministro de Administración Territorial y Ministro de Asuntos Exteriores. Durante esta última etapa comenzó las negociaciones para la adhesión de España a la Unión Europea y completó seis capítulos de un total de dieciséis. Asimismo, jugó un papel decisivo en la firma de un nuevo tratado con los Estados Unidos y fue el impulsor de la entrada de España en la OTAN.

En diciembre de 1982 se retiró de la vida política y fundó el despacho Pérez-Llorca donde hoy en día ejerce principalmente en el área del arbitraje y del que es Presidente. Es un reconocido árbitro y abogado en procedimientos tanto nacionales como internacionales y transacciones que afectan tanto a compañías españolas como a multinacionales.