Tiempo de lectura 2 minutos


La formación liderada por Íñigo Errejñon Más Madrid propone que las mujeres puedan bajar del autobús nocturno siempre que lo necesiten. Esta se enmarca en un conjunto de medidas de movilidad dirigidas a mejorar la seguridad de las mujeres que han planteado desde el partido.

Clara Serra, la número dos de Errejón en las listas de Más Madrid para la Comunidad de Madrid ha defendido en una columna publicada en ’20 Minutos‘ distintas medidas de movilidad con enfoque de género, entre ellas que las mujeres puedan bajar del autobús nocturno (búho) cuando lo necesiten. «Nos parece muy necesario que en las líneas de autobuses nocturnas las mujeres puedan pedir al conductor que la parada sea donde ellas necesiten siempre y cuando sea dentro del recorrido establecido» explica en la columna.

Una medida que se suma a otras propuestas como una app para que las mujeres que han sido víctimas de una agresión en Metro reciban ayuda en la siguiente parada. Así como la propuesta de crear una Consejería de Igualdad y Feminismo, propuesta en la que coincide con el programa de Podemos y su candidata, Isa Serra.

Considera necesario que, dadas las agresiones en el transporte público, las mujeres necesitan una aplicación en el móvil que «les permita comunicar un incidente al personal de metro desde dentro de los vagones para contar con ayuda en la siguiente estación en caso de necesitarla».

UNA CONSEJERÍA DE IGUALDAD Y FEMINISMO

La número dos de Errejón defiende que, dada la situación en la que se encuentran las mujeres y «gracias al avance del feminismo de los últimos años, cada vez se entiende mejor que los derechos de las mujeres no son una cuestión menor». Por ello, considera que no es suficiente con llevar a cabo políticas desde las Consejerías de Servicios Sociales y Familia para las mujeres, sino que tiene que hacerse a partir de una nueva Consejería de Igualdad y Feminismo.

Propone medidas de movilidad que van más allá de los transportes, hasta cuestiones de urbanismo como el ancho de las aceras. Considera que el hecho de que las aceras sean más anchas tiene «un gran impacto de género». Los motivos son que «pueden hacer de una ciudad una espacio más accesible para los padres y, sobre todo, las madres que van por las aceras con un carrito». Además alude a que harían las ciudades «más seguras y menos hostiles» para las mujeres que sienten miedo caminando por la calle de noche.

Ante la implementación de estas medidas ha manifestado su intención de llevar a cabo un «estudio amplio y de fondo» en el que se incluya la opinión de las mujeres.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *