Tiempo de lectura 2 minutos


El suizo Roger Federer anunció ya la intención que tiene de volver a jugar torneos de tierra batida, después de dos años de ausencia, pero hasta que no confirmó que estará en el Masters 1000 de Madrid, no se sabía demasiado sobre su calendario. Hablamos de un jugador que es un valor seguro para sus seguidores y también para todos los que disfrutan con las apuestas de tenis donde era complicado que no ganase y donde sus derrotas se pagaban muy bien si alguien se animaba a apostar por sus adversarios.  Estamos ante un clásico que se encuentra genial de forma a sus 37 años.

Los viejos rockeros siguen dando batalla y el quiere volver a vencer a Rafael Nadal, el dominador sobre la arcilla, por lo que sería uno de los grandes atractivos del torneo.

Roger Federer tiene una bonita relación con Madrid, pues ya desde un lejano 2006 en que se hizo titulo cuando se disputaba sobre pista dura, ha sido un habitual.

El jugador centroeuropeo estrenó el palmarés en la Caja Mágica en 2009, donde ganó en la final a Nadal. Aquella temporada fue la única en la que ganó Roland Garros y en 2010 le derrotó Nadal.

2012 sería la ultima vez en que lo ganó, donde la tierra azul fue la protagonista en aquella edición en la que terminó superando a Berdych.

La capital de España, salvando el torneo de Hamburgo, donde Federer se alzó la victoria, cuatro veces y que es el torno que terminaría sustituyendo la cita madrileña es el sitio que ha visto ganar en más ocasiones a Federer sobre tierra batida.

Una tierra batida si, pero con sus matices

Si hay una superficie adecuada para los grandes peloteos es la arcilla, donde se lucha en cada uno de los puntos y en la que los servicios no son tan importantes. El físico pasa a ser fundamental, aunque no es tan importante por la altitud, y es que los 667 metros sobre el nivel del mar con los que cuenta la capital de nuestro país hace posible que los tenistas deban encontrar nuevas sensaciones, con un control menor sobre el juego.

El resultado de esto es que los puntos se terminan acortando, los sacadores se benefician de ello y los tenistas de golpes más agresivos hacen que revierta el tiempo en el que duran los puntos.

Todo esto no evita que jugadores como Rafael Nadal dominen a sus rivales con ritmos tenísticos de impresión, pero hace que tengan que replantearse sus armas en esta cita. A lo mejor, es posible que el cambio estratégico con el servicio realizado en tierras de Austria le valga para ser un adversario más fuerte en Madrid, pero es posible que este aspecto haya sido de los que hayan provocado que Federer quiera estar en el torneo madrileño.

No olvidar que puede suponer un desgaste en el plano físico menor para un jugador de 37 años como este, el cual lleva dos años sin jugar un partido sobre tierra batida, aunque no se sabe si va a poder disputar alguno de los torneos anteriores a este y también porque el estilo de juego que tiene hace que le sean beneficiosas las pistas de la Caja Mágica.

Un servicio que podrá tener mas agresividad y donde la derecha va a poder causar más daño a sus rivales, por no hablar del revés a bote pronto con el que podrá atacar mejor y complicando la vida a la defensa del rival.

Por lo tanto, en Madrid estamos de enhorabuena, pues se puede volver a tener a Federer, algo que no sucedía desde 2015, uniéndose a Nadal y Djokovic, el ganador de la última edición, además de Zverev o el finalista de la última edición Dominic Thiem.

Los gallitos, por resumir serán estos y quizá alguna sorpresa:

  • Nadal
  • Djokovic
  • Federer
  • Zverev
  • Thiem

Un buen número de favoritos para ganar esta atractiva edición del Mutua Madrid Open 2019.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *