Tiempo de lectura 2 minutos


La muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba y esas pompas fúnebres que Pedro Sánchez le ha dedicado como si hubiese sido un Presidente del Gobierno en medio de una campaña electoral me ha hecho mirar mis viejos papeles…

No quiero pensar que Sánchez haya utilizado a Rubalcaba electoralmente… ¿O sí?

No sé. Pero tiene que haber alguna razón desconocida por mí para que le haya dado tanto bombo a la muerte de un profesor de química…

¿Fue Rubalcaba tan importante para España como para homenajearle tanto? ¿O solo lo fue para el PSOE y es ahí donde está la clave de todo?

Tampoco lo sé. Pero como estamos en tiempos de la memoria histórica voy a mirar…

Veamos, porque a mí me suena que la vida política de Rubalcaba tuvo más trampas que una película de chinos…

¿No era Rubalcaba portavoz del Gobierno de Felipe González cuando aquello de los GAL…?

¿No era el de aquella legislatura en la que el felipismo terminó por descomponerse en medio de grandes escándalos como el propio GAL, los papeles del CESID o la fuga de Roldán… y el finado, semana tras semana, lo negaba todo tras el Consejo de Ministros…?

¿No fue Pérez Rubalcaba el que, en su comparecencia como portavoz del PSOE en la sede de Ferraz, el 13 de marzo de 2004, en plena jornada de reflexión (dos días después de los atentados del 11-M) y con España conmocionada dijo: «Los españoles no se merecen un Gobierno que les mienta»?

Una frase, dicho sea de paso, que convirtió la Jornada de Reflexión del 13M de 2004 en un inmoral acto electoral contra el Gobierno Aznar que cercó, con la ayuda del imperio Prisa, las sedes del PP y que cambió el sentido del voto previsto en las encuestas…

¿No era ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba cuando se produjo el chivatazo policial a ETA y evitó que la propia policía desarticulase el aparato de extorsión de la banda terrorista dedicado a recaudar el impuesto revolucionario en el bar Faisán?

¿No era Alfredo Pérez Rubalcaba ministro del Interior cuando la Policía protagonizó en 2009 la operación Gürtel y sus consecuencias siguen marcando 10 años después la política española, hasta el punto de que su sentencia provocó la moción de censura contra Mariano Rajoy?

Por no ser exhaustivo, solo recordar aquello del sistema de escuchas Sitel por el Rubalcaba discutió en los pasillos de la Cámara con el diputado Carlos Floriano, a quien dijo: «Veo todo lo que haces y oigo todo lo que dices».

Puf… Ahora entiendo que Sánchez le haya dado este inusual y desproporcionado tratamiento post mortem… El PSOE le debía mucho…

España, desde luego, algo menos…


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *