/ 13 abril 2021

Osteoporosis: ¿cómo prevenirla desde edades tempranas?

Osteoporosis: ¿cómo prevenirla desde edades tempranas?

Los primeros años de vida son el momento en el que se produce fundamentalmente la ganancia de masa ósea. De este modo, la infancia y la adolescencia son periodos cruciales.

La osteoporosis es una enfermedad esquelética que padecen unas dos millones de mujeres en España y que se está incrementando en hombres. Esta patología produce una disminución de la densidad de la masa ósea. Aumenta el número y el tamaño de las cavidades de su interior, por lo que son más frágiles y resisten peor los golpes. Así, la prevención durante los años de infancia y de adolescencia es fundamental.

Al respecto Dálifer Freites Núñez, una especialista en reumatología del Hospital Nuestra Señora del Rosario, indica que «si en la etapa de la adolescencia es cuando se produce el mayor incremento de la densidad mineral ósea, hay que evitar que cualquier factor interfiera en este proceso». Asimismo, la doctora añade que «podría determinar una disminución en el pico máximo de masa ósea y, consiguientemente, una predisposición al desarrollo de osteoporosis en el adulto», según un comunicado del centro hospitalario.

La experta recomenda hábitos de vida saludable durante los años de formación ósea, sobre todo en la adolescencia, para de este modo optimizar la masa ósea máxima. Y es que son muchos los factores que influye en la maduración ósea: genéticos, endocrinos, nutricionales, ambientales y de actividad física.

RECOMENDACIONES PARA EDADES TEMPRANAS

- Advertisement -

Ante esta situación, Freites Núñez aconseja según una serie de pautas desde edades tempranas para prevenir la osteoporosis en el futuro. En primer lugar, se debe garantizar la infesta de calcio adecuada. Los niños de 9 a 18 años deben consumir unos 1.200 miligramos de calcio al día aproximadamente. Asimismo, la vitamina D es necesaria para promover la absorción intestinal de calcio.

Los alimentos que contienen mucho calcio son leche, yogur, queso, vegetales verdes, ciertas nueces y panes, entre otros. Mientras, los alimentos y bebidas que contienen mucha vitamina D son la leche, el zumo de naranja, el yogur y el salmón.

Por otro lado, es recomendable asegurar una adecuada exposición solar, entre 10 y 15 minutos diarios. Esto es importante para activar la vitamina D. No obstante, hay que llevar cuidado y cabe recordar que la exposición solar excesiva puede conllevar problemas como cáncer de piel.

A ello también se suma mantener un peso y altura normales para cada edad, como la realización de actividad física de un modo habitual. Por último, pero no menos importante, hay que evitar el consumo de alcohol y tabaco en etapas tempranas de la adolescencia, ya que también puede afectar negativamente en la densidad mineral ósea.

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS