Derechos LGTB en España
Tiempo de lectura 2 minutos


El Orgullo Madrid (MADO) 2019 pone en el centro de la opinión los derechos del colectivo LGTBI. Su situación cobra protagonismo debido a la importante tarea de divulgación y representación de iniciativas como estas que se desarrollan a lo largo de España y de mundo.

Este año se celebra el 41º Orgullo en Madrid. La primera manifestación se produjo en 1978. Un año más la capital se llena de diversidad para reivindicar los derechos de este colectivo.

DURAS REPRESIONES EN EL SIGLO XIX

La represión española era importante hace años. Recordemos a Federico García Lorca, el genio poeta, que fue fusilado en la madrugada del 18 de agosto de 1936. Esto ocurrió tan solo dos mese después de que se originará la sublevación militar contra la Segunda República.

Asimismo, con la llegada de la dictadura franquista, tras la cruenta Guerra Civil, la libertad de las personas LGTB fue reprimida completamente. Legalmente se perseguía las prácticas homosexuales. Por ejemplo, durante el gobierno de Carrero Blanco, se desarrolló la ‘Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social’. Dicha regulación contemplaba penas de hasta cinco años en cárceles o manicomios para los homosexuales y demás individuos considerados como peligrosos para que se rehabilitaran.

PRIMEROS MOVIMIENTOS LGTB

Durante la década de 1970, diversas revueltas del colectivo LGTB se estaban produciendo: revueltas de París de 1968 y disturbios de Stonewall (Estados Unidos). En nuestro país también se levantaron por sus derechos. Mir Bellgai y Roger de Gaimon, seudónimos de Francesc Francino y Armand de Fluvià, pueden reconocerse como los primeros en comenzar el cambio en España. Fueron los creadores, de manera clandestina, de la primera asociación de defensa de los derechos de los homosexuales en España: Movimiento Español de Liberación Homosexual (MELH).

La primera manifestación se produjo el 26 de junio de 1977 en Barcelona. Bajo el lema Nosaltres no tenia por, nosaltres (Nosotros no tenemos miedo, Nosotros somos), unas 4.000 personas se concentraron en las Ramblas. Solicitaban, entre otras cosas, la derogación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social.

Esta concentración, convocada por la entonces organización ilegal Front d’Alliberament Gaia de Catalunya supuso un punto de inflexión en la defensa del colectivo LGTB y se expandió por el resto del país. Fue, en 1995, se derogó completamente la ‘Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social’.

No obstante, esto solo suponía el principio del avance por la igualdad de las personas LGTB. Una lucha que continúa hoy en día. No fue hasta el año 1990, un 17 de mayo, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

ESPAÑA PIONERA EN DERECHOS LGTB

Actualmente España aparece como uno de los mejores países en cuanto a la situación de los derechos de las personas LGTB. Y es que, en 2005, durante la legislatura de Zapatero, España se convirtió en el tercer país del mundo -después de los Países Bajos y Bélgica- en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Asimismo, sobresale la Ley 3/2007 que regula la rectificación registral de la moción relativa al sexo de las personas.

De este modo, se posicionó como una de las legislaciones más progresistas en relación a temas de la comunidad LGTB y ha sido un pionero en el avance en la igualdad de estos derechos.

ACTUALIDAD

A pesar de esta evolución, España ha dejado de estar entre los diez países europeos más respetuosos con el colectivo LGTB. El informe europeo anual, elaborado por la entidad ILGA, sobre la situación de los derechos de las personas LGTB en Europa ha situado a España en el puesto 11, la más baja desde 2010.

Esta caída se debe a la falta de legislación que garantice sus derechos en todo el territorio nacional. Al respecto, se señala la disparidad legal a nivel autonómico. La situación de los derechos LGTB varía según la comunidad. Por ejemplo, Euskadi solo tiene leyes trans; Murcia, Extremadura y Galicia, solo LGTBI; y Madrid, Valencia, Aragón, Navarra, Baleares y Andalucía, tanto LGTBI como transexual.

De igual modo, ILGA Europa señala como otra de las causas la falta de reconocimiento del derecho a la autodeterminación del género. Y es que las personas trans tienen que ser diagnosticadas de ‘disforia de género’ para hacer que sus documentos se han cambiados y coincidan con su identidad. A ello se suma otras condiciones: deben hacer dos años de tratamiento hormonal, ser de nacionalidad española y mayores de edad.

En este contexto, En el plano político, PSOE propone proteger los derechos LGTB mediante una ley estatal, ante la amenaza de VOX que pretende recortar dichos derechos en las comunidades autónomas. Así, un año más Madrid sale a la calle para reivindicar la igualdad de todas las personas dependiendo de su sexualidad e identidad de género.