4 C
Madrid
sábado, 22 de febrero de 2020

Descubren una iglesia visigoda en el cerrillo de El Rebollar de El Boalo

No te lo pierdas

El Ayuntamiento da luz verde al nuevo reglamento que agiliza la adjudicación de viviendas protegidas

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde al nuevo reglamento de...

Madrid: menos homicidios pero más secuestros y tráfico de drogas

La Comunidad sumó 408.632 infracciones penales en 2019, lo que supone 4,8 puntos más que el...

El Palacio de Congresos de la Castellana, cerrado desde 2012, volverá a abrir

El Gobierno Central ha informado su intención de reabrir el Palacio de Congresos del Paseo de...

Apoyo de las autoridades chinas y españolas al polígono de Cobo Calleja

Representantes de la administración central, autonómica y local, el embajador en funciones de la República Popular...

La Comunidad de Madrid apuesta por las nuevas tecnologías

El Economista y Accentura, han organizado la IV edición de los premios Digital Talent. Al evento...
- Advertisement -

Una iglesia de la época final del período visigodo ha sido hallada en la Sierra de Madrid, concretamente en el cerrillo de El Rebollar en el municipio de El Boalo. Los restos del monumento han sido descubiertos por un equipo de arqueólogos dirigidos por la Universidad Autónoma de Madrid.

La excavación está dirigida por el profesor Javier Salido y Charo Gómez, miembro del Equipo A de Arqueología, y se ha realizado entre los meses de mayo y junio.

«UN EXCELENTE ESTADO DE CONSERVACIÓN»

Desde la UAM aseguran que las claves para la datación se encontraron en las tumbas que ocupan el espacio interior de la nave de la iglesia, que se encuentra rematada en un ábside o cabecera de planta cuadrada. A diferencia de otras iglesias rurales, las tumbas no se hallaban expoliadas, sino en un «excelente estado de conservación», y se ha documentado una estratigrafía de ocupación de la nave inalterada que permite datar con precisión la fase originaria del edificio y las posteriores reformas.

En el interior de la nave se han localizado por el momento once tumbas perfectamente orientadas en sentido este-oeste, alineadas con los muros perimetrales.

«Se ordenan en tres hileras, alternando tumbas de individuos infantiles y adultos. La datación por Carbono 14 ha confirmado la cronología de una de las tumbas entre los años 656 y 727 d.C., fecha que se inscribe muy probablemente en el periodo de uso religioso del edificio», han aclarado los directores de las excavaciones.  

EL ESTADO DE LOS RESTOS Y LOS MATERIALES, CLAVES PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LA ÉPOCA

Los materiales que conforman el ajuar de las otras dos tumbas principales de la nave han sido clave para identificar la época de la que data la iglesia. «Se trata de una tumba de cista cuyos restos óseos se hallaban en un impecable estado de conservación» aseguran. A diferencia de la primera sepultura, estas dos corresponden a una tipología diferente: se trata de sarcófagos de granito realizados en una sola pieza.

Según los mismos investigadores, la tumba situada en la esquina noroccidental de la nave corresponde a un sarcófago muy bien trabajado y pulido, que contaba con una losa de cierre perfectamente labrada, con un rebaje a dos aguas. «El interior cuenta con molduras en la cabecera. La información preliminar del material óseo conservado determina que se depositó el cuerpo de una mujer en un primer momento y, posteriormente, se redujo para colocar en el interior del sarcófago un segundo cuerpo, en este caso, masculino, asociado a una botella sin decoración, de época tardoantigua» han explicado.

La base de la botella es plana, cuenta con dos asas afrontadas y simétricas y un gollete en la boca para dispensar el líquido. Junto con esta tumba, se hallaron dos más en cista adosadas, correspondientes a individuos infantiles. El otro sarcófago localizado está menos trabajado, sin pulir y simplemente devastado, sin molduras interiores, con una laja de granito de gran calidad. «En este caso, se depositó un individuo previsiblemente masculino que portaba dos objetos de adorno personal que corresponden a anillos decorados, de una tipología que permite datarlo también en el periodo tardoantiguo».

La clara relación entre las tumbas descritas con la estructura del edificio, perfectamente orientadas y dispuestas en hileras con respecto a los muros perimetrales de la nave, han llevado a los investigadores a plantear la datación de la iglesia rural entre la segunda mitad del siglo VII d.C. y el primer tercio del VIII d.C., «una cronología muy interesante porque coincide con la fase final del periodo visigodo».

- Advertisement -

Articulos relacionados

Últimas noticias

El Palacio de Congresos de la Castellana, cerrado desde 2012, volverá a abrir

El Gobierno Central ha informado su intención de reabrir el Palacio de Congresos del Paseo de...

Apoyo de las autoridades chinas y españolas al polígono de Cobo Calleja

Representantes de la administración central, autonómica y local, el embajador en funciones de la República Popular China, Yao Fei, y diversos...

Madrid, un escenario de película (y de series)

Madrid capital fue escenario en 2019 de 66 series y 35 largometrajes que, entre otros proyectos, generaron a las arcas del...

Carnaval 2020 en Madrid: guía para no perderte nada

Como cada año, Madrid volverá a llenarse este febrero de color para dar la bienvenida en sus calles al Carnaval. Sin...