Tiempo de lectura 1 minuto


Imanol Arias encarna a un viejo coronel en el Teatro Infanta Isabel con la obra El coronel no tiene quien le escriba cuyo autor es Gabriel García Márquez. La obra se escribió cuando se nacionalizó el canal de Suez eligiéndose este contexto como tiempo para la novela que representa la esperanza y fe en el ser humano.

Un coronel retirado lleva 15 años a la espera una carta del gobierno que le de la pensión que este le había prometido por servir a su patria a las órdenes de Aureliano Buendía (aparecerá más tarde en la obra del autor Cien años de soledad). La carta que nunca llega hace al coronel y su esposa sufran penurias económicas por las que tengan que vender pertenencias suyas y se planteen poner también en venta un gallo de pelea que tienen. El animal es el único recuerdo que les queda de su hijo asesinado por repartir información clandestina.

El mayor dilema llega ante el matrimonio que tienen que tomar una decisión respecto al gallo. Cristina de Inza que representa a la mujer del coronel, quiere vender el gallo lo que hace que el coronel reflexione y diversas personas de su alrededor intenten beneficiarse de esto. El gallo que es el mejor del departamento puede generar muchas ganancias que salvarían de la pobreza al anciano matrimonio.

La tragedia reina en la obra reflejando la codicia humana a través del pueblo y los “amigos” que le aconsejan vender el gallo por la mitad de su valor para luego venderlo ellos, la fatalidad de la guerra que deja situaciones devastadoras como asesinatos y miseria, y la esperanza que brilla en el personaje del coronel esperando que la carta llegue.

La obra de Gabriel García Márquez que fue escrita en París durante 1955 y publicada seis años más tarde está dirigida en el Teatro Infanta Isabel por Carlos Saura, cineasta español de prestigio internacional. La función adaptada por Natalio Grueso tiene de personajes, además de Imanol Arias y Cristina de Inza, a David Pinilla, Fran Calvo y Marta Molina. Los 80 minutos de obra se representarán hasta el 21 de julio en la calle del Barquillo 24. Su coste es de entre 20 y 28 euros y el dinero que se destinó el día 26 de junio fue a favor de la Fundación inocente, inocente.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *