Tiempo de lectura: 2 minutos


El número de mascotas triplica al de los niños españoles según los estudios realizados por la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía y el Censo de la Población elaborado por el INE sobre datos de 2018. Informaciones como esta nos llevan a la conclusión de que cada vez más personas deciden tener mascotas, antes que hijos, y esto conlleva planear bien un viaje con nuestras mascotas.

Para muchas personas las mascotas son como sus hijos y por ello quieren organizar unas vacaciones donde ellas también disfruten. Muchos son los aspectos a tener en cuenta y que hay que valorar antes de tomar una decisión así.

Lo primero a lo que tenemos que atender es al lugar que tenemos fijado como destino. Quizás no todos los países o ciudades son acertados para llevarnos a nuestras mascotas por la distancia que puede haber y el estrés que pueden sufrir durante el trayecto.

Una vez elegido el destino del viaje lo siguiente es buscar un alojamiento en el que se acepten mascotas. Cada vez es mas habitual encontrarnos establecimientos pet friendly aunque tenemos que atender bien a las normas que imponen. Es recomendable mirar que actividades podemos hacer cerca del establecimiento con nuestra mascota porque así sabremos qué necesitamos llevar en su maleta.

Al escoger el transporte con el que iremos al lugar tenemos que atender muy bien a las normas de estos. En coche hay que tener en cuenta que no se tienen que sentir agobiados y que tienen que ir con correa, en caso de ser perros grandes, o con transportines y atados con el cinturón. Además, deberíamos de parar durante el trayecto para que se sientan más cómodos. Los trayectos en barco suelen marearles mucho y por ello no son muy aconsejables además de que nuestras mascotas no se encontrarán cerca de nosotros. Los aviones tienen limitado el acceso a cabina de pasajeros y únicamente pueden acceder ella las mascotas que cada compañía considere oportuna y con un peso máximo de 8 kilos (incluido el transportín). En el tren si nuestra mascota es de un tamaño pequeño podrá estar con nosotros siempre y cuando no se queje ningún pasajero lo que nos puede llevar a que nos obliguen a cambiarnos de vagón o expulsarnos del tren.

Una vez que hemos escogido nuestro destino, el tipo de estancia y el transporte tenemos que pensar en la maleta que le haremos a nuestra mascota. En ella tenemos que incluir toda la comida que creamos necesitar. No es bueno cambiarles de marcas por comprarla en nuestro destino debido a que puede rechazarla y hay que evitarle el mayor número de cambios posibles. También tenemos que incluir en su maleta sus juguetes favoritos, manta o lecho en que duerma, golosinas, correas, cepillos, etc.

Para finalizar los preparativos de nuestro viaje solamente faltaría acudir a una revisión con nuestro veterinario habitual y comentarle la situación por si tiene alguna recomendación. Es posible que nos aconseje llevar con nosotros un botiquín con aquello que nos pueda hacer falta. Es de gran importancia si vamos a salir del país preguntarle si necesitamos ponerle alguna vacuna a nuestra mascota.

No debemos olvidarnos bajo ningún concepto viajar con la documentación sanitaria y administrativa (pasaporte y licencias) de nuestra mascota al igual que tampoco nos dejaríamos nuestro pasaporte y DNI si salimos de España. Es recomendable que nuestra mascota o su trasportín lleve alguna chapa o tarjeta que permita identificarle y localizarnos a nosotros por si hubiese algún contratiempo. en


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *