Tiempo de lectura 1 minuto


La segunda fase de las obras del Cerro del Tío Pío ha comenzado para convertirlo en un mirador. Se harán modificaciones sobre el sistema de riego, los caminos, los accesos y se creará una zona canina. Está previsto que las obras finalicen en noviembre.

El diseño de este nuevo mirador de Puente Vallecas mantendrá la pérgola que había, aunque creará bancos de hormigón corridos. Por otra parte, la escultura Triángulo real ilusorio se trasladará al talud aledaño donde se incorporará un graderío dividido en dos zonas con gradas de hormigón.

El sistema de riego actual se sustituirá por uno automatizado para así evitar pérdidas de agua, reducción de los constes de mantenimiento. Además, cumplirá la Ordenanza de Gestión y Uso Eficiente del Agua de Madrid.

Por otra parte, los caminos se adaptarán y se crearán nuevos tramos para que el paseo de los ciudadanos sea el más cómodo. Además, algunos de los viales se mejorarán por la presencia de escorrentías del agua de la lluvia y la ubicación elevada en algunas zonas. Será de suma importancia para la población la construcción que se realizará de rampas y escaleras que ajardinarán las zonas cercanas además de cumplir con la normativa vigente.

Los accesos conectarán este nuevo mirador del parque Cerro del Tío Pío con otros miradores del distrito. Esta comunicación entre este y oeste se realiza con plantaciones de ciruelos rojos que aumentarán la vegetación del parque.

El Ayuntamiento de Madrid en esta segunda fase de las obras del Cerro del Tío Pío construirá una zona canina en la parte central del parque porque hay menos pendiente. El parque para perros se vallará y se incorporarán elementos específicos para ellos.

Estas obras supondrán un coste de un millón y medio de euros para la administración y se realizará con Inversiones Financieras Sostenibles.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *