Almacenes Arias
Tiempo de lectura 1 minuto


Hay quien dice que el número 31 de la calle Montera está maldito. Durante el siglo XX dos grandes incendios tuvieron lugar en este edificio, el de los Almacenes Arias, aunque sería el segundo de ellos, el de 1987, el que se saldaría con la vida de 10 bomberos que participaron en las tareas de extinción.

El 21 de enero de 1964 una explosión en la segunda planta de este edificio dio origen a un enorme incendio que acabó con las cinco plantas y los sótanos del edificio. En este caso no hubo que lamentar ningún daño personal, los 275 empleados que trabajaban en Almacenes Arias no habían entrado aún a trabajar. Sí que tuvieron que ser desalojados los vecinos de estas instalaciones, ya que el incendio amenazaba con afectar a los edificios colindantes.

Fue 23 años después, hace ahora 32, cuando se produjo la tragedia de los Almacenes Arias. Ya con el nombre de Saldos Arias, el edificio había recuperado su función como grandes almacenes. El día 4 de septiembre de 1987 una caja de ropa de la tercera planta echó a arder. Los bomberos consiguieron sofocar las llamas, pero estas se reavivaron en la cuarta planta.

Los almacenes se evacuaron rápidamente, 65 personas estaban trabajando en esa tarde de septiembre. Solo quedó dentro un grupo de bomberos. En la madrugada del 5 de septiembre y cuando parecía que el fuego estaba controlado, los bomberos se dispusieron a salir del edificio, cuya estructura se encontraba en muy mal estado. Fue entonces cuando se produjo el derrumbe de uno de los sótanos que dejó atrapados a los 10 bomberos que perdieron la vida.

Cada año se recuerda a estos 10 profesionales que dieron su vida en los Almacenes Arias. Durante el homenaje de este año que se ha celebrado en la plaza del Carmen, la Banda de Música de la Policía Municipal ha interpretado una pieza musical. También se ha llevado a cabo la tradicional ofrenda floral que realizarán 12 bomberos, en representación de cada uno de los parques de la ciudad de Madrid, que han colocado doce ramos de diez rosas cada uno, en memoria de cada bombero fallecido.