Tiempo de lectura 2 minutos


El hotel Riu Plaza España, ubicado en el emblemático Edificio España de Madrid, ha celebrado su primer mes de apertura con una media de ocupación del 70 %. Desde el 7 de agosto cruzan sus puertas para alojarse una media de 800 clientes durante la semana que crecen hasta más de 1.000 en fin de semana.

El hotel, que cuenta con 585 habitaciones con una capacidad de alrededor de 1.200 personas. Abierto tras dos años de obra, el hotel de cuatro estrellas es el primero de la cadena Riu en Madrid y ocupa 24 de las 27 plantas del Edificio España, un inmueble histórico considerado el primer rascacielos de la ciudad.

Los precios de las habitaciones oscilan entre 150 euros por habitación hasta los 1.900 de la suite presidencial.

Uno de sus mayores atractivos es la pasarela y el bar con terraza ubicados en la planta 27, con unas vistas de la ciudad de 360 grados y que volverán a abrir «próximamente» al público tras unos ajustes.

Este miércoles se celebró la fiesta de inauguración con la presencia de representantes políticos como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; la consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida; y la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís.

Díaz Ayuso, que ha estado acompañada por la consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera, ha celebrado que el nuevo hotel se sume a la amplia oferta existente en la Comunidad de Madrid. Además, ha destacado que con esta apertura se pone de manifiesto el buen momento que atraviesa el sector turístico madrileño.

La Comunidad de Madrid recibió más de 7,1 millones de turistas extranjeros en 2018, un 6,4% más que el año anterior. Los últimos datos del INE, a cierre de julio de 2019, indican que ya han visitado la región un total de 4,5 millones de turistas extranjeros, lo que supone un aumento del 9,4% respecto al mismo período año anterior, y dan cuenta de la tendencia positiva que atesora la región como destino turístico.

CRÓNICA DE UNA FIESTA DE ÉPOCA

RIU Hotels & Resorts rozó el cielo de Madrid durante la fiesta organizada para celebrar junto a sus socios, amigos y autoridades la inauguración de su hotel Riu Plaza España, nuevo buque insignia de la compañía que abrió recientemente sus puertas en el corazón de la capital.Nadie quiso perderse la gran fiesta que reunió a cerca de 250 invitados en su terraza de la planta 27, desde la que se disfrutan magníficas vistas de la ciudad de Madrid. El logo de RIU se proyectó en la fachada durante la celebración, mientras una iluminación espectacular vistió la puesta de largo del nuevo hotel de la compañía.

La familia Riu, presidida por los consejeros delegados Carmen y Luis Riu, se reunió prácticamente al completo para asistir a la fiesta del Riu Plaza España. Un gesto excepcional para dar la bienvenida a este hotel, en el que RIU ha invertido su mejor talento y el máximo esfuerzo durante dos años hasta verlo convertido en una realidad.

A la cita acudieron numerosas caras conocidas de grandes empresas colaboradoras de la cadena hotelera así como reconocidos periodistas que, en esta ocasión, disfrutaron como invitados de un evento que brilló con luz propia y que brilló literalmente sobre el cielo de Madrid, disfrutando de su terraza descubierta 360º, donde está ubicada la famosa pasarela de cristal que se alza 100 metros sobre el suelo y que permite vivir la ilusión de tocar el cielo de la capital.

El evento realizó numerosos guiños a los maravillosos años 50, época en la que se inauguró originalmente el Edificio España. No faltaron los trajes con tirantes, las pajaritas o las faldas con vuelo entre los actores que realizaron escenas ambientadas en la época y entre los músicos que interpretaron en el lobby sonidos de la época.

La oferta gastronómica también fue protagonista. Preparada con cariño por el equipo profesional de RIU Hotels, el catering del evento giró entorno a la cocina madrileña más castiza. Se pudieron degustar desde el famoso bocata de calamares hasta el mejor jamón ibérico, pasando por cocido madrileño, patatas bravas, o lomo de buey. Y como no podía ser de otra manera, a medianoche se ofreció por sorpresa a todos los asistentes una buena ración de chocolate con churros.

La fiesta continuó en el sky bar De Madrid al Cielo, ubicado en la planta 26, decorado con guiños a la movida madrileña y plagado de neones. Allí el DJ invitado amenizó la velada acompañada de los mejores cócteles hasta bien entrada la noche.