Tiempo de lectura 1 minuto


La Empresa Municipal de Transportes (EMT), junto a Banco Santander y la startup Saffe, está colaborando activamente en un proyecto piloto de Mastercard para implantar el pago biométrico en los autobuses de la capital, una iniciativa pionera en toda Europa.

A partir del mes de octubre y durante seis meses, de forma gradual, un grupo de madrileños podrá probar esta experiencia en una línea de EMT. Si el proyecto es exitoso, se valorará el despliegue a otras líneas de la red.

Los usuarios de los autobuses de Madrid simplemente tendrán que descargarse una aplicación móvil de EMT en la que introducirán sus datos de pago y se harán una fotografía de su cara (‘selfie’) para empezar a utilizar el pago biométrico. A partir de ese momento, una vez dentro del autobús, mostrarán su rostro a una cámara de reconocimiento que les permitirá validar, a la vez, la identificación y la autenticación, es decir, la compra de billete y el pago del mismo en un solo gesto.

Las primeras pruebas del proyecto han sido positivas, tanto en laboratorio como en autobús real, lo que permite ahora ponerlo al alcance de un centenar de usuarios. Tras este piloto, se evaluará la experiencia de usuario, la escalabilidad e integración con operadores y soluciones MaaS (Mobility as a Service), así como la seguridad y fiabilidad en los pagos para valorar su posible posterior despliegue.