Tiempo de lectura 2 minutos


El empleo temporal en el Ayuntamiento de Madrid ha subido de 3.407 plazas en el año 2015 a 5.485 en el año 2019.

La concejala delegada de Hacienda y Personal del Consistorio madrileño, Engracia Hidalgo, ha aportado estos datos en la comisión del área al ser preguntada por la portavoz socialista Enma López si considera que se están desarrollando de forma adecuada los procesos selectivos en las ofertas de empleo público.

Hidalgo ha dicho que le extraña que el PSOE no haya mostrado su preocupación por el empleo público en los últimos cuatro años en los que ha apoyado al equipo de Gobierno de Manuela Carmena, cuando en el Partido Socialista «hay buenos gestores» que podrían haber trasladado cómo había que actuar en materia de personal.

La responsable de Hacienda y Personal ha hecho una valoración «absolutamente negativa» de la situación en este ámbito, ya que la oferta de empleo público de 2016 se ha iniciado en los últimos meses porque caducaba, las de 2017 y de 2018 no han empezado -cada una con 1.200 plazas- y el proceso de consolidación de empleo tampoco se ha iniciado.

Ha recordado que en 2016 se firmó un pacto entre las administraciones públicas para reducir la interinidad en un 8 por ciento en el año 2021, aunque en el Ayuntamiento de Madrid la tasa de interinidad se sitúa en un 20 por ciento.

El empleo temporal en el Ayuntamiento de Madrid ha subido en los últimos años al pasar de 3.407 plazas en 2015 a 5.485 en el año 2019, cuando gobernaban «los defensores del empleo y de la calidad en el empleo», ha apuntado la concejala.

Además, ha indicado, hay juntas municipales que no tienen cubierto el servicio de contratación y no disponen de personal para evaluar a las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Ha resaltado asimismo que la situación se complica por las dificultades tecnológicas, que impiden desarrollar estos procesos de selección de personal forma rápida y automática, así como por los mecanismos de constitución de los tribunales de oposición, en lo que ha definido como «una maraña burocrática».

La edil del PP ha apostado por la puesta en marcha de un plan de choque en este ámbito y ha mostrado su deseo de contar con el apoyo de todos los grupos municipales para abordar este «difícil» reto en el Consistorio.

Por su parte, la concejala del PSOE ha agradecido las «buenas intenciones» del actual equipo de Gobierno, pero ha destacado la «urgencia» de solucionar este problema.

Tras estudiar la estadística de las ofertas de empleo público de 2013 a 2018, López ha precisado que el 49 por ciento de las plazas están sin convocar, el 39 por ciento está en desarrollo y únicamente el 11,7 por ciento de los procesos administrativos se ha finalizado.

López ha expresado su preocupación por los procesos que están retrasados, paralizados y los que no se han convocado porque no se han negociado las bases con los sindicatos.

Ha querido llamar la atención sobre los cientos de personas que han reorganizado sus prioridades para emprender «un camino de sacrificio por el sueño de ser servidores públicos» en «una época llena de inseguridades» en la que, desde su punto de vista, la gestión pública debe aspirar a dar «certezas».