El carril bus-vao de la A6
El carril bus-vao de la A6
Tiempo de lectura 2 minutos


El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este jueves el convenio para construir un carril bus-vao en la A-2 con una inversión municipal de 3,2 millones de euros y ha exigido que el el Ministerio de Fomento apruebe por su parte el convenio de gestión para una obra que tiene un presupuesto total de 13 millones.

Si el Ministerio de Fomento aprueba el convenio los trabajos podrían comenzar a principios de 2020 y las obras se extenderían durante 12 meses, como ha anunciado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.

El regidor ha señalado que Madrid hace «los deberes» para luchar contra la contaminación y ha exigido al ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, que mañana, viernes, apruebe el convenio de gestión en el Consejo de Ministros.

El titular de Fomento en funciones anunció el pasado 1 de octubre que llevaría el convenio de gestión al Consejo de Ministros para su aprobación, una obra que está paralizada a la espera de la firma del convenio entre la Dirección General de Tráfico, el Ayuntamiento, el Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad y el Ministerio de Fomento.

Cada una de estas partes invertirá 3,25 para costear los 13 millones que costará en total esta obra, un carril de 19 kilómetros que partirá a la altura de la M-300, entre los municipios de Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares, y finalizará en el intercambiador de Avenida de América.

Almeida ha cargado contra Ábalos, al que ha acusado de «politizar» actos que «no tienen nada que ver con cuestione locales» y le ha pedido que «pase por una vez de las palabras a los hechos» y demuestre que «su preocupación por la contaminación en Madrid es cierta y no un mero eslogan», aludiendo a las críticas que el ministro hizo contra Madrid 360 en un encuentro de la Ceapi.

Además,el alcalde espera que «los carriles bus-vao se generalicen en todos los accesos» a Madrid como «instrumento para que se pueda dejar el vehículo privado en casa».

El carril bus-vao tendrá puntos de acceso en Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, San Fernando de Henares, Canillejas en Madrid y Avenida de América, en un carril que no tendrá separación física del resto de carriles de la calzada, a diferencia del existente en la A-6, y que estará señalizado con luminosos.

Hasta 15.000 usuarios pueden beneficiarse de un proyecto que prevé ahorrar a los madrileños más de 500.000 horas al año.