Madrid 360 contra la emergencia climática

"Un gobierno que no se toma en serio las políticas de calidad del aire es un gobierno irresponsable".

Tiempo de lectura 1 minuto


Sólo unos pocos días después de que millones de personas en todo el mundo se movilizaran ante la emergencia climática, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, presentó Madrid 360, el primer plan anticontaminación de la historia que pretende mejorar la calidad del aire facilitando la llegada de más vehículos contaminantes a la almendra central de la ciudad.

Y es que Madrid 360, además de compromisos que ya estaban previstos en el plan anterior de 2017, genéricos y de plazo indefinido, contiene una medida nueva, concreta y de aplicación a corto plazo: los vehículos con etiqueta C y más de un ocupante podrán volver a entrar sin restricción en el centro de la ciudad. Esto significa que hasta 500.000 nuevos vehículos podrán acceder a la zona de Madrid Central, aumentando el tráfico, los atascos y las emisiones contaminantes, no sólo en el centro de la ciudad sino en el conjunto de los distritos de la capital.

Un gobierno que no se toma en serio las políticas de calidad del aire es un gobierno irresponsable. La contaminación urbana provoca la muerte de 38.000 personas al año en España, 5.000 de ellas en Madrid, y es la causante de un elevado número de afecciones cardiacas, respiratorias y neurológicas. Estamos por tanto ante un problema de salud pública de primer orden, en el que nunca deberían prevalecer el partidismo y la demagogia sobre el rigor científico y los derechos de los ciudadanos.
Tomarse en serio el problema y actuar para reducir la contaminación en la ciudad requiere planes de calidad del aire que realicen un diagnóstico serio, que planteen objetivos medibles, que establezcan medidas eficaces y que cuenten con financiación suficiente. Madrid 360 no cumple ninguno de estos requisitos, lo que no sólo va en perjuicio de la salud de los madrileños, sino que también nos expone a nuevas sanciones económicas de la Unión Europea.

El Pleno del Ayuntamiento declaró el pasado 25 de septiembre la emergencia climática en Madrid a propuesta del PSOE y Más Madrid. Partido Popular y Ciudadanos también votaron a favor, los mismos partidos que sólo cinco días después lanzaron el plan que favorece al vehículo privado e incrementa la contaminación en la ciudad. La coherencia y el respeto a la salud no son precisamente valores que abunden en el Palacio de Cibeles.