Hallazgo restos romanos
-Publicidad-

Madrid pudo haber sido un núcleo urbano durante la época romana. El suelo empedrado de una casa, tejas, una moneda y restos de cerámicas han sido hallados en la Casa de Campo de Madrid, señalando la presencia de asentamientos romanos en la capital en el siglo II.

El descubrimiento se ha revelado, al lado de unas trincheras de la Guerra Civil, durante unas excavaciones realizadas por el Ayuntamiento de Madrid, en una zona que ya fue investigada en 1933 por el arqueólogo José Pérez de Barradas. Entonces se encontraron cerámicas y restos de animales, expuestos actualmente en el Museo de San Isidro.

-Publicidad-

Las investigaciones forman parte de la campaña que se inició el pasado mes de septiembre para poder revelar con mayor precisión qué clase de yacimiento es, desvelando sus características más importantes: tipología, cronología, conservación, contextualización histórica y geográfica en el marco del municipio de Madrid, etc.

En la excavación ha aparecido «mucha cerámica», alguna con forma, que para los arqueólogos es como un «fósil» porque da mucha información, según ha relatado el director de la excavación, Manuel Silvestre, al delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, que este lunes ha visitado los restos junto a los medios de comunicación.

Los restos encontrados, que incluyen una gran bolsa de cenizas o fragmentos de un posible broche, no son «museísticos» y por tanto no se expondrán al público, pero sí tienen interés científico e histórico, por lo que el Ayuntamiento de Madrid ha solicitado a la Comunidad de Madrid seguir excavando y está a la espera del visto bueno de la Dirección General de Patrimonio.

«Lo más importante es este suelo de piedra tosca, que demuestra presencia real de gente viviendo porque nadie hace un suelo si no hay una casa, lo que para mí como madrileño me demuestra que aquí ha habido una presencia humana asentada en el siglo II, es decir muchísimo antes de lo que siempre damos como fundación de Madrid que es el momento de los árabes, del Magerit árabe», ha señalado el responsable de reforestar la zona, Santiago Soria Carreras.

Cuando finalicen los trabajos, el Consistorio volverá a tapar los restos con «geotextil» y georreferenciará todos los restos, donde ahora están marcados los metales encontrados para poder seguir excavando. A continuación se acometerá la regeneración de este terreno, rehabilitando un espacio muy dañado durante la Guerra Civil con la plantación de cuatrocientas plantas autóctonas como la encina, pero respetando los «ceniceros», zonas de valor arqueológico del subsuelo.

La zona que se ha vuelto a excavar a iniciativa de la Plataforma en Defensa de la Casa de Campo, se sitúa en las inmediaciones del lago de este pulmón verde de la capital, que fue un espacio donde pescaba y cazaba la familia real hasta que pasó a ser titularidad del Ayuntamiento de Madrid durante la Segunda República.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here