-Publicidad-

Se puede ser más o menos escéptico sobre este tema, pero lo cierto es que cuando vemos algo raro en el cielo lo primero que hacemos es asociarlo a una nave extraterrestre.

El fenómeno Ovni es capaz de fascinar e inquietar a partes iguales, ya que a cualquiera le gustaría ser el primero en contactar con otra forma de vida distinta a la de La Tierra… pero en el fondo deseamos que nuestros viajes por carreteras solitarias en mitad de la noche sean sin ningún tipo de sobresalto paranormal.

Pues bien, no es por asustar a nadie, pero en la Comunidad de Madrid, al más puro estilo desierto de Nevada, tenemos nuestra propia zona “caliente” de avistamientos. Está en el norte de la región, y es conocida como la “Ruta Extraterrestre Área Norte”, con el embalse de El Atazar como epicentro de la misma.

-Publicidad-

En esta enorme masa de agua, lo suficientemente alejada de la capital como para no tener contaminación lumínica, no son pocos los testimonios de vecinos de la cercana localidad de El Berrueco que afirman haber visto durante décadas figuras humanoides en los alrededores, luces extrañas, e incluso objetos sumergirse en las aguas del pantano. De hecho, son habituales las acampadas en puntos estratégicos de personas que quieren saber qué hay de cierto en estas historias.

Ésta ruta extraterrestre pasa, además de por El Berrueco y El Atazar, por La Pedriza, Cervera de Buitrago, Lozoyuela, La Cabrera y el Vellón. Precisamente muy cerca de este último lugar se encuentra el embalse de Pedrezuela, otro punto estratégico de avistamiento Ovni. Tanto que incluso se buscó, de manera concienzuda, una base alienígena submarina bajo sus tranquilas aguas. Esto sucedió cuando un anónimo llamó a Radio Intercontinental afirmando la existencia de dicha base, y la emisora decidió organizar un rastreo para determinar la veracidad de la misma. Más de 3.000 personas acudieron a la llamada para participar en un evento que tuvo mucho más de lúdico y festivo que de otra cosa… pero en el que, quien sabe si por sugestión o porque ocurrió de verdad, sucedieron cosas extrañas.

Hay decenas de lugares en Madrid en los que testigos afirman haber detectado visitantes de otros mundos, pero pocos tan bellos como el que nos descubre esta ruta. De modo que, aunque muy probablemente no estrecharemos la mano a ningún marciano, sí habremos hecho un recorrido más que interesante de una zona preciosa y poco explotada de nuestra región: la Sierra Norte.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here