/ 26 enero 2022
9.2 C
Madrid
/ 26 enero 2022

El poder paralelo de las mujeres de la Casa de los Austrias

El poder paralelo de las mujeres de la Casa de los Austrias

Política, arte y religión protagonizadas por mujeres, las de la corte de los Austrias, se dan la mano en una exposición que reúne un centenar de obras conservadas en dos de los monumentos más importantes de Patrimonio Nacional, los Monasterios de las Descalzas y la Encarnación, que acogerá el Palacio Real.

«La otra Corte. Mujeres de la Casa de Austria en los Monasterios Reales de las Descalzas y la Encarnación» es el título de esta muestra. En ella podremos ver el destacado papel de las mujeres de la Casa de Austria en el siglo XVI al conjugar la religión, los intereses políticos y dinásticos y el coleccionismo artístico: Margarita de Austria y María de Hungría fueron dos de las mayores coleccionistas de arte del siglo XVI.

Juana de Portugal, su hermana la emperatriz María de Austria, su hija sor Margarita de la Cruz, la infanta Isabel Clara Eugenia; sor Ana Dorotea, hija del emperador Rodolfo II, y Ana Margarita de Austria, hija de Felipe IV, instauraron en ambos monasterios reales en Madrid una segunda Corte de poder con amplias ramificaciones internacionales.

El presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, ha destacado la enorme labor de investigación científica y de restauración que se ha llevado a cabo para mostrar estas 110 obras de arte de los Monasterios Reales de las Descalzas y de la Encarnación, a cuyas órdenes religiosas ha agradecido su conservación.

En ambos edificios tuvo lugar una intensa vida artística durante los siglos XVI y XVII que ponía de manifiesto la importancia de las mujeres de la realeza que habitaban en estos monasterios tan cercanos a la corte del Real Alcázar.

Obras de arte del Renacimiento y del Barroco que han permanecido en estos monasterios, donde viven religiosas en clausura, pueden observarse ahora en las once salas que ocupa la exposición, entre ellos los relicarios excepcionalmente conservados, grandes tapices, colecciones de esculturas del siglo XVII de Pedro de Mena o Gregorio Fernández, así como una muestra única de retratos de los Austrias.

El comisario de la muestra, Fernando Checa, ha explicado la complicada selección de las obras de arte a exponer entre las 6000 piezas que existen en los dos edificios religiosos, a las que se han unido préstamos de Viena, Flandes, Italia y Reino Unido.

La exposición se inicia con los años iniciales del Monasterio de las Descalzas Reales, fundado por Juana de Portugal, hija de Carlos V, un lugar que la princesa siempre consideró tanto palacio como convento, como se pone de manifiesto en los retratos cortesanos, además de por la pintura religiosa de las tablas flamencas del siglo XVI o los riquísimos relicarios como el «Arca de San Víctor».

El arte devoto de sor Margarita de la Cruz, con retratos con hábito franciscano o las imágenes religiosas consideradas reliquias también forman parte de esta muestra que expone alguna de las piezas que los dos Monasterios conservan de la escultura policroma española de la época.

El paño y el túmulo funerario de Juana de Portugal y los retratos funerarios son otras obras que pueden contemplarse en esta exposición, que reúne además la serie de tapices «El triunfo de la Eucaristía», cuyos cartones fueron realizados por Pedro Pablo Rubens.

Pérez de Armiñán ha destacado que no se van a desmontar para ningún museo los grandes conjuntos de los monumentos de Patrimonio Nacional, que se caracterizan por mantenerse de acuerdo a sus usos originales.

La muestra permanecerá abierta desde el jueves 5 de diciembre hasta el 15 de marzo de 2020.

LO MÁS LEÍDO

Política, arte y religión protagonizadas por mujeres, las de la corte de los Austrias, se dan la mano en una exposición que reúne un centenar de obras conservadas en dos de los monumentos más importantes de Patrimonio Nacional, los Monasterios de las Descalzas y la Encarnación, que acogerá el Palacio Real.

«La otra Corte. Mujeres de la Casa de Austria en los Monasterios Reales de las Descalzas y la Encarnación» es el título de esta muestra. En ella podremos ver el destacado papel de las mujeres de la Casa de Austria en el siglo XVI al conjugar la religión, los intereses políticos y dinásticos y el coleccionismo artístico: Margarita de Austria y María de Hungría fueron dos de las mayores coleccionistas de arte del siglo XVI.

Juana de Portugal, su hermana la emperatriz María de Austria, su hija sor Margarita de la Cruz, la infanta Isabel Clara Eugenia; sor Ana Dorotea, hija del emperador Rodolfo II, y Ana Margarita de Austria, hija de Felipe IV, instauraron en ambos monasterios reales en Madrid una segunda Corte de poder con amplias ramificaciones internacionales.

El presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, ha destacado la enorme labor de investigación científica y de restauración que se ha llevado a cabo para mostrar estas 110 obras de arte de los Monasterios Reales de las Descalzas y de la Encarnación, a cuyas órdenes religiosas ha agradecido su conservación.

En ambos edificios tuvo lugar una intensa vida artística durante los siglos XVI y XVII que ponía de manifiesto la importancia de las mujeres de la realeza que habitaban en estos monasterios tan cercanos a la corte del Real Alcázar.

Obras de arte del Renacimiento y del Barroco que han permanecido en estos monasterios, donde viven religiosas en clausura, pueden observarse ahora en las once salas que ocupa la exposición, entre ellos los relicarios excepcionalmente conservados, grandes tapices, colecciones de esculturas del siglo XVII de Pedro de Mena o Gregorio Fernández, así como una muestra única de retratos de los Austrias.

El comisario de la muestra, Fernando Checa, ha explicado la complicada selección de las obras de arte a exponer entre las 6000 piezas que existen en los dos edificios religiosos, a las que se han unido préstamos de Viena, Flandes, Italia y Reino Unido.

La exposición se inicia con los años iniciales del Monasterio de las Descalzas Reales, fundado por Juana de Portugal, hija de Carlos V, un lugar que la princesa siempre consideró tanto palacio como convento, como se pone de manifiesto en los retratos cortesanos, además de por la pintura religiosa de las tablas flamencas del siglo XVI o los riquísimos relicarios como el «Arca de San Víctor».

El arte devoto de sor Margarita de la Cruz, con retratos con hábito franciscano o las imágenes religiosas consideradas reliquias también forman parte de esta muestra que expone alguna de las piezas que los dos Monasterios conservan de la escultura policroma española de la época.

El paño y el túmulo funerario de Juana de Portugal y los retratos funerarios son otras obras que pueden contemplarse en esta exposición, que reúne además la serie de tapices «El triunfo de la Eucaristía», cuyos cartones fueron realizados por Pedro Pablo Rubens.

Pérez de Armiñán ha destacado que no se van a desmontar para ningún museo los grandes conjuntos de los monumentos de Patrimonio Nacional, que se caracterizan por mantenerse de acuerdo a sus usos originales.

La muestra permanecerá abierta desde el jueves 5 de diciembre hasta el 15 de marzo de 2020.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Política, arte y religión protagonizadas por mujeres, las de la corte de los Austrias, se dan la mano en una exposición que reúne un centenar de obras conservadas en dos de los monumentos más importantes de Patrimonio Nacional, los Monasterios de las Descalzas y la Encarnación, que acogerá el Palacio Real.

«La otra Corte. Mujeres de la Casa de Austria en los Monasterios Reales de las Descalzas y la Encarnación» es el título de esta muestra. En ella podremos ver el destacado papel de las mujeres de la Casa de Austria en el siglo XVI al conjugar la religión, los intereses políticos y dinásticos y el coleccionismo artístico: Margarita de Austria y María de Hungría fueron dos de las mayores coleccionistas de arte del siglo XVI.

Juana de Portugal, su hermana la emperatriz María de Austria, su hija sor Margarita de la Cruz, la infanta Isabel Clara Eugenia; sor Ana Dorotea, hija del emperador Rodolfo II, y Ana Margarita de Austria, hija de Felipe IV, instauraron en ambos monasterios reales en Madrid una segunda Corte de poder con amplias ramificaciones internacionales.

El presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, ha destacado la enorme labor de investigación científica y de restauración que se ha llevado a cabo para mostrar estas 110 obras de arte de los Monasterios Reales de las Descalzas y de la Encarnación, a cuyas órdenes religiosas ha agradecido su conservación.

En ambos edificios tuvo lugar una intensa vida artística durante los siglos XVI y XVII que ponía de manifiesto la importancia de las mujeres de la realeza que habitaban en estos monasterios tan cercanos a la corte del Real Alcázar.

Obras de arte del Renacimiento y del Barroco que han permanecido en estos monasterios, donde viven religiosas en clausura, pueden observarse ahora en las once salas que ocupa la exposición, entre ellos los relicarios excepcionalmente conservados, grandes tapices, colecciones de esculturas del siglo XVII de Pedro de Mena o Gregorio Fernández, así como una muestra única de retratos de los Austrias.

El comisario de la muestra, Fernando Checa, ha explicado la complicada selección de las obras de arte a exponer entre las 6000 piezas que existen en los dos edificios religiosos, a las que se han unido préstamos de Viena, Flandes, Italia y Reino Unido.

La exposición se inicia con los años iniciales del Monasterio de las Descalzas Reales, fundado por Juana de Portugal, hija de Carlos V, un lugar que la princesa siempre consideró tanto palacio como convento, como se pone de manifiesto en los retratos cortesanos, además de por la pintura religiosa de las tablas flamencas del siglo XVI o los riquísimos relicarios como el «Arca de San Víctor».

El arte devoto de sor Margarita de la Cruz, con retratos con hábito franciscano o las imágenes religiosas consideradas reliquias también forman parte de esta muestra que expone alguna de las piezas que los dos Monasterios conservan de la escultura policroma española de la época.

El paño y el túmulo funerario de Juana de Portugal y los retratos funerarios son otras obras que pueden contemplarse en esta exposición, que reúne además la serie de tapices «El triunfo de la Eucaristía», cuyos cartones fueron realizados por Pedro Pablo Rubens.

Pérez de Armiñán ha destacado que no se van a desmontar para ningún museo los grandes conjuntos de los monumentos de Patrimonio Nacional, que se caracterizan por mantenerse de acuerdo a sus usos originales.

La muestra permanecerá abierta desde el jueves 5 de diciembre hasta el 15 de marzo de 2020.

LO MÁS LEÍDO

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO