-Publicidad-

El cardiólogo Miguel Ángel Cobos, del Hospital Clínico San Carlos, ha descubierto cómo hacer un electrocardiograma completo empleando un reloj inteligente, en concreto un smartwatch de la marca Apple (Apple Watch), con un índice de fiabilidad similar a los que se hacen en los centros sanitarios.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha recalcado «la importancia de este hallazgo que permite diagnosticar un infarto a cualquier persona, en cualquier lugar», poniendo el reloj en la muñeca, en la pierna y el tórax de la persona, y ha expresado su «orgullo de que lo descubriera un médico de Madrid», teniendo en cuenta que hay unos 15 millones de ‘smartwatch’ en todo el mundo.

Un cardiólogo de Madrid descubre cómo hacer un electro con un Apple Watch 1

El descubrimiento, que ha tenido «una amplia repercusión internacional», está publicado en un artículo en Annals of Internal Medicine, una de las revistas científicas con mayor índice de impacto, y fue presentado en el último congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en París.

-Publicidad-

El hallazgo, que ya se ha probado con 40 pacientes del Clínico, supone «una ganancia de tiempo» en una situación límite como un posible ataque cardíaco, aunque hay que «ser cautos» ya que los resultados deben ser interpretados por un médico, ha explicado el doctor Cobos en una rueda de prensa en Clínico.

UN REGALO A SU ESPOSA

El cardiólogo ha explicado que, tras regalar a su esposa uno de estos relojes -de las series 4 y 5 de Apple- que registran los impulsos cardíacos a través de electrodos en su cristal trasero, se puso a buscar cómo recoger más mediciones de la actividad eléctrica del corazón, ya que un aparato convencional mide un total de 12 derivaciones en las tres dimensiones del espacio.

Un cardiólogo de Madrid descubre cómo hacer un electro con un Apple Watch 2

Además del registro de la muñeca, se requería hacer una medición en la cara interna de la pantorrilla de la persona para registrar las derivaciones de las extremidades, y otra en la parte central del tórax, justo abajo del corazón, para medir las derivaciones precordiales, según Cobos, ya que «el corazón es 3-D».

Con estas tres mediciones, que se hacen en «unos seis o siete minutos», se pueden detectar, usando «un reloj de 30 gramos de peso», anomalías en el electrocardiograma con «una fiabilidad muy similar a la de un aparato de 40 kilos».

UN INFARTO EN EL AVE

El doctor ha recalcado cómo le hubiera sido útil este hallazgo durante un viaje en AVE en el que tuvo que atender a un posible infartado y hacer que el tren parase en la siguiente estación.

Una vez detectadas las anomalías, se puede avisar a los servicios de Urgencias para que pongan en marcha los protocolos de actuación de forma inmediata a la llegada del paciente, permitiendo así ganar un tiempo que puede ser crucial, según Escudero.

El consejero ha destacado las posibilidades que permite este avance en materia de «telemonitorización y de empoderamiento del propio paciente», por lo que esta teniendo «una grandísima repercusión en medios científicos estadounidenses» donde se han registrado más de 1,5 millones de tuits al respecto, ha puntualizado el doctor Cobos.

En el futuro, dispositivos como estos relojes podrían «estar conectados con sistemas de inteligencia artificial capaces de hacer diagnósticos en multitud de situaciones de emergencia y proveer cuidados de salud en remoto».

OTRAS MARCAS

Preguntado por las mediciones con otras marcas de relojes inteligentes, el doctor Cobos ha dicho que desconoce la efectividad del registro de la actividad cardíaca en relojes de fabricación china.

Con anterioridad a Apple, el dispositivo KadiaMobile ha demostrado una calidad muy buena, así como Move EcG de la marca Withings, según este cardiólogo que ha recalcado «la importancia de la fiabilidad» de los dispositivos.

El consejero se prestó a una demostración en la rueda de prensa, donde el doctor Cobos le hizo las tres mediciones fundamentales.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here