Tiempo de lectura: 2 minutos


La Asamblea de Madrid ha aprobado este jueves, con los votos a favor de Ciudadanos, PP y Más Madrid, y la abstención del PSOE, Vox y Unidas Podemos, la toma en consideración de una proposición legislativa bautizada por el partido naranja como ‘ley antienchufados‘.

El portavoz de Ciudadanos, César Zafra, ha explicado que con esta norma se pretende «evitar que cualquier alto cargo de la Comunidad de Madrid» pueda contratar como personal eventual a personas con las que tenga una relación de afinidad o consanguinidad de hasta cuarto grado.

«Caciques, haberlos ‘haylos’, y por desgracia en política hay bastantes», ha subrayado Zafra, quien considera que el problema del nepotismo «se ha enraizado durante demasiado tiempo» por representantes públicos que «usan la administración pública como si fuera una especie de cena de Nochebuena particular».

La ley propuesta por Ciudadanos tiene dos artículos, que sugieren sendas modificaciones, respectivamente, a la Ley de la Función Pública de la Comunidad de Madrid y a la Ley de la Administración Institucional de la Comunidad de Madrid.

En ambos normas se propone un artículo adicional que reza: «No se podrá nombrar como funcionario de empleo eventual a las personas que, en el momento de su nombramiento, tengan un vínculo matrimonial o situación de hecho asimilable, o parentesco de consanguinidad o de afinidad dentro del cuarto grado, con los altos cargos de la Comunidad de Madrid».

«Solemos hablar de estos temas cuando nos estalla el problema en las manos», ha lamentado Zafra, quien ha dicho que los representantes públicos deben dar «ejemplo» y ha reprochado la «hipocresía» de los grupos parlamentarios que le han criticado.

La diputada del PSOE Macarena Elvira ha dicho que «con la modificación de dos artículos en dos leyes es imposible poner coto a los 25 años de irregularidades sembradas por sus socios de Gobierno», por lo que ha tachado de «ridícula» la propuesta de Ciudadanos.

Además, ha cuestionado que tal y como está planteado el texto no tiene carácter retroactivo, dejando «blindados» a los «prácticamente 250 cargos de confianza» que tiene ya nombrados el Ejecutivo.

Por parte de Vox, la parlamentaria Ana Cuartero ha declarado que «los dos parrafitos» que trae Ciudadanos son una «auténtica tomadura de pelo», y ha opinado que el hecho de que se presente como proposición y no proyecto de ley «no hace más que evidenciar las diferencias de opinión» entre PP y Ciudadanos.

La diputada de Unidas Podemos Sol Sánchez ha criticado la «falta de ambición de esta medida» y ha alegado que «hay que ir a la raíz» para arreglar este problema.

La parlamentaria de Más Madrid Alicia Gómez ha apostillado que el voto favorable de su grupo no implica «en absoluto» que la proposición resulte «suficiente» o «correcta», mientras que el diputado del PP Jorge Rodrigo ha defendido que su formación «fue la pionera» en adoptar normas para acabar con estas prácticas que «todos los grupos políticos han hecho».

Al acabar el debate, Zafra y Elvira se han enzarzado en una discusión con motivo de la gestión del Ayuntamiento de Arroyomolinos en la pasada legislatura, cuando el alcalde Carlos Ruipérez fue obligado a dimitir por Ciudadanos tras verse implicado en la Operación Enredadera.