-Publicidad-

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha afirmado que a partir de este lunes y hasta que dure el estado de alarma no habrá que abonar el servicio de estacionamiento regulado (SER), además de suspender BiciMad, y ha avisado de que el Ayuntamiento «actuará» si «la gente pretende coger el coche para desplazarse sin más».

En una entrevista en Cope recogida por la Agencia Efe, el primer edil de la capital ha argumentado que aquellas personas que tengan que ir a trabajar de manera presencial tienen «más garantías» haciéndolo en transporte privado que en público, para evitar así aglomeraciones.

-Publicidad-

Fuentes del área de Medio Ambiente y Movilidad han añadido a Efe que también se suspende a partir de este lunes BiciMad -mientras que Madrid Central sigue en vigor-, disposiciones que se recogen en el nuevo decreto extraordinario que se publica este lunes y que contempla que ambos servicios, el parquímetro y las bicicletas públicas, se mantengan inoperativos, al menos, hasta el próximo 29 de marzo.

El Ayuntamiento de Madrid garantizará que no se produzcan despidos a consecuencia de la suspensión temporal de los servicios, añaden las mismas fuentes.

«Es cierto que hay que limitar al máximo el número de desplazamientos, pero también es cierto que las personas que tienen que ir a trabajar tienen más garantías (en transporte privado) que en el transporte público», ha argumentado el regidor, quien también ha apuntado que de esta forma se quiere favorecer que los desplazamientos «sean lo más rápidos posibles».

Martínez-Almeida ha matizado que esta decisión «no quiere decir, por favor, y lo digo claramente, que la gente pretenda coger el coche para desplazarse sin más»: «Si de cualquier manera hay un fraude, actuaremos de manera contundente», ha insistido el regidor.

Ha reiterado que con la eliminación del parquímetro «estamos beneficiando a aquellos que tengan trabajo», y ha comentado que este domingo, cuando entró en vigor el estado de alarma y las restricciones a la movilidad que implica, se vio algo de «picaresca» entre los madrileños.

«En el sentido de que se están paseando perros más de los que se debería, durante más tiempo, por espacios que no se corresponden con zonas aledañas (al domicilio); personas que han salido con bolsas de sus casas ya con productos dentro… La gente pretende salir a la calle sin que esté justificado y nosotros vamos a ser inflexibles», ha subrayado.

El alcalde ‘popular’ ha afirmado que «no sabemos cuando vamos a acabar» con la pandemia del COVID-19, que, según los últimos datos deja 213 fallecidos y 3.544 casos positivos en la Comunidad de Madrid, y ha aseverado que «depende de que los madrileños asuman que no se puede salir de casa excepto por causa justificada».

En este sentido, ha hecho un llamamiento a las empresas y centros de trabajo para «hacer un esfuerzo y reducir al mínimo imprescindible todas aquellas personas que tengan que ir a trabajar de manera presencial».

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here