Madrid se ha opuesto este miércoles a que sean las administraciones educativas quienes flexibilicen los criterios para promocionar de curso y obtener el título correspondiente con asignaturas suspensas, según la propuesta del Ministerio de Educación a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial, que ha sido apoyada mayoritariamente.

Fuentes de la Consejería de Educación indican que este planteamiento referido a la promoción en Bachillerato, Secundaria, Formación Profesional o las enseñanzas de régimen especial basándose en «la evolución del alumno en el conjunto de las materias y su madurez», no se puede «dejar al albur» de cada autonomía, ya que corresponde a una competencia estatal.



La Comunidad de Madrid considera que debe ser el Ministerio de Educación y Formación Profesional quien decida con cuántas asignaturas suspensas se pueden obtener títulos con validez en todo el territorio nacional.

Desde la Consejería de Educación señalan que la propuesta plantea en el apartado «documento de evaluación» que las comunidades autónomas indiquen «la normativa autonómica que flexibiliza las posibilidades de promoción y titulación», algo que opinan que «debería estar amparado por la norma básica estatal».

Madrid rechaza que la tercera evaluación tenga sólo carácter diagnóstico, ya que también «debe tener carácter académico», aunque en la evaluación se «tenga en cuenta la excepcional situación».

Según la Consejería, el Ministerio de Educación ha propuesto «sustituir académico por formativo, pero consideran que es «insuficiente». «Reducir la evaluación a su valor diagnóstico o formativo es devaluar el concepto de evaluación», sostienen.

Por otro lado, señalan que el Ministerio ha propuesto a los responsables de Educación de las autonomías establecer «una evaluación con carácter integrado y no diferenciando las materias en Bachillerato, lo que atentaría «a la competencia evaluadora de cada profesor» en su asignatura.

A su juicio, debería ser el Ministerio de Educación quien elaborase una normativa «con rango suficiente» que habilitara a las comunidades autónomas a ejercer su desarrollo.

PLAN DE REFUERZO Y NO APROBADO GENERAL

También se ha propuesto un plan de refuerzo y recuperación en el mes de julio, que se prolongará hasta la finalización del curso 2020-2021, que cuente con financiación estatal y que sería voluntaria para los alumnos y de oferta obligatoria por las Administraciones educativas.

A la hora de evaluar a los alumnos, la Comunidad de Madrid tendrá en cuenta especialmente los dos primeros trimestres, mientras que el tercero, que se está cursando de forma telemática, se hará «de acuerdo a las circunstancias excepcionales».

Madrid rechaza el aprobado general, algo que no se ha abordado en la Conferencia Sectorial, porque hace «un flaco favor» a los alumnos. Pero sí asegura que los docentes aplicarán criterios de «flexibilidad» teniendo en cuenta la situación individual de cada alumno para que no se vean perjudicados por la crisis del coronavirus. 




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here