-Publicidad-

La patronal Hostelería Madrid ha realizado una guía técnica para ayudar a los bares y restaurantes de la región cuando se produzca la reapertura tras superar la pandemia del COVID-19. Entre las medidas, destaca la distancia de 1,5 metros entre empleados o la redistribución de las terrazas. Las medidas han sido tomadas teniendo en cuenta la crisis sanitaria que asola el país y que obligó el cierre de bares y restaurantes.

Los trabajadores de hostelería deberán mantener una distancia de metro y medio y se les prohibirá usar el móvil o salir a fumar por motivos de contaminación. Además, los productos que se entreguen en el local serán desinfectados uno por uno y la disposición de las terrazas también primará por la seguridad del cliente.

-Publicidad-

Entre las recomendaciones de la guía también se encuentra el desinfectar los utensilios desde el lavavajillas o el uso de los servilleteros. Respecto a la disposición de las mesas, se tendrá que ampliar la distancia o usar algún elemento de protección. También se contempla que los empleados accedan a su puesto con la ropa y calzado de trabajo, incluyendo el uniforme limpio, lavado de manos y uso de mascarilla.

Quedará prohibido salir a la calle con el uniforme y calzado de trabajo, por lo tanto, no podrán hacerse salidas para fumar, compras de última hora o imprevistos”, explica la guía remitida al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid.

La guía está pensada para planificar tres fases en los negocios: preapertura, puesta en marcha y post-apertura. Además, contempla la posibilidad de que los negocios no mantengan su horario o stock habitual, sino que se adapten a las circunstancias.

Respecto a la preapertura, los empresarios harán una limpieza y desinfección exhaustiva del local antes de abrir. Los trabajadores accederán a su puesto con la ropa y calado de trabajo y queda prohibido salir a la calle con dicho atuendo. Es importante establecer rangos horarios para la recepción de las mercancías con el fin de poder realizar una desinfección correcta.

De esta forma, se limitará el acceso a la cocina y se pondrá, si se puede, el uso de cinta adhesiva de seguridad. Además, se facilitará los EPI al personal de cocina mientras que el lavado de manos será obligatorio.

Respecto a la sala, además de la distribución de las mesas, se deberá de disponer de geles de hidroalcohol en la entrada del local o en la salida de los aseos. En la barra también se limitará el aforo y se planteará la opción de hacer que el cliente recoja su plato para evitar el acercamiento entre personal y clientes.

Desde la web de la propia patronal Hostelería Madrid se puede consultar toda la guía

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here