La Policía Nacional ha detenido a un joven de 28 años por su vinculación con el homicidio de un hombre el pasado mes de marzo en Madrid, por el que ya se detuvo a otro hombre con el que la víctima mantenía una relación, en una investigación que ha desvelado que los tres estaban relacionados con la prostitución.

El individuo arrestado ahora, de nacionalidad rumana, cuenta con siete detenciones anteriores, según detallan fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.



El pasado 14 de marzo se arrestó a un hombre español de 61 años como autor de la muerte de otro de 36 años y nacionalidad rumana en un piso del centro de Madrid. Declaró a los agentes que la víctima se había suicidado.

En el lugar, que se encontraba cubierto de sangre, el primer detenido afirmó que tenía una relación sentimental con la víctima y tras una fuerte discusión se había provocado las lesiones.

Hasta allí se desplazaron agentes del grupo de homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial y del grupo de delitos violentos de la Brigada Provincial de Policía Científica para examinar y recoger las pruebas en el domicilio donde habían transcurridos los hechos.

Este hombre fue arrestado por las incongruencias de su declaración. Además los investigadores, tras recoger diferentes testimonios, sospecharon que había una tercera persona implicada, tesis que quedó avalada por las pruebas recogidas.

Tras semanas de investigación los agentes del grupo VI de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid identificaron al segundo implicado, que fue localizado por los agentes en un edificio ocupado del distrito madrileño de San Blas, donde se había refugiado tras su presunta participación en el crimen.

Las pesquisas apuntan a que el fallecido y los arrestados están relacionados con la prostitución masculina. La víctima y el primer detenido habían mantenido una relación mientras el fallecido y el segundo arrestado no está claro si también mantuvieron una relación sentimental o solo por negocios.

Para entrar en la vivienda ocupada del segundo arrestado los agentes tuvieron que derribar la puerta y perseguirle.

En el registro policial de la habitación donde vivía el último detenido se encontró un arma blanca de fabricación artesanal, con dos cuchillos unidos por un mango, que está siendo analizada. 




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here