Tiempo de lectura: < 1 minuto


La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha pedido al Gobierno de España que los alumnos segundo curso de bachillerato vuelvan a clase presencial el 1 de junio de manera voluntaria para preparar los exámenes finales del curso y EvAU. Los primeros empezarán el día 8 de junio y los de la antigua selectividad tendrán lugar del 6 al 9 de julio.

El departamento de Enrique Ossorio también ha trasladado a la comunidad educativa que los alumnos de Infantil y Educación Especial regresen en septiembre, cuando este garantizada la seguridad sanitaria, que aquellos de distintos cursos que hayan tenido dificultades con la educación a distancia puedan regresar, voluntariamente, también desde el 1 de junio. En este último caso se desarrollarán tutorías y clases en grupos reducidos, previa cita de los alumnos o sus familias, al objeto de reducir las diferencias educativas.

Si el Ministerio no acepta

En caso de que el Ministerio de Sanidad no accediese a la petición madrileña, el refuerzo pedagógico se plantearía para cuando Madrid llegue a fase 2 de la desescalada, es decir, en principio a partir del 8 de junio, y se centraría en Primaria, puesto que los exámenes de secundaria y bachillerato ya se estarían desarrollando.

Clases reducidas y al aire libre

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado Francisco Giner de los Ríos ha propuesto diversas soluciones para la vuelta a los centros educativos en septiembre, como la reorganización de horarios o impartir cursos de metodología digital a los profesores. La FAPA apunta que hay que volver a las clases presenciales lo antes posible, siempre y cuando las condiciones sanitarias lo permitan, y se hayan puesto todos los medios de seguridad para ello.

También propone reducción de ratios a la mitad, remodelación de los espacios e infraestructuras, aprovechar los espacios naturales al aire libre, adaptar los espacios y habilitar aulas prefabricadas. En cuanto a las medidas destinadas a vencer la brecha digital, la FAPA pide que llegue el wifi a todos los hogares de la Comunidad de forma gratuita o se den ayudas económicas para asegurar el acceso a internet.