El 2 de Mayo nos convoca de nuevo

-Publicidad-

Si hay un lugar en nuestra Comunidad que celebra cada año apasionadamente el 2 de mayo, ese lugar es Móstoles, en unas fiestas consideradas de Interés Turístico Nacional y en la que, normalmente, pasaríamos estos días entre desfiles goyescos, escenas costumbristas y recreaciones históricas multitudinarias, celebrando la unión que nuestro pueblo forjó en 1808 para rechazar la agresión extranjera. Sin embargo, una nueva invasión -muy diferente- nos lo ha impedido, obligándonos a recorrer una situación inédita llena de incertidumbres, pero que igualmente ha causado un fuerte daño a nuestra sociedad, con la pérdida de miles de vidas, en un nuevo escenario que, hoy como ayer, requiere de un extraordinario esfuerzo colectivo.

Y ha sido una vez más la gente común, la que ha vuelto a ocupar la primera línea en defensa de todas y todos. Las clases populares que hoy conmemoramos como “Los héroes del 2 de mayo”, aquellos que se pusieron a la cabeza de la defensa de Madrid, son hoy, en este siglo XXI de nuestros días, profesionales de la sanidad pública que se han dejado la piel por la gente a pesar de recortes, falta de recursos y materiales de protección; también las reponedoras, transportistas, cajeros…..

-Publicidad-
El 2 de Mayo nos convoca de nuevo 1

También en forma de iniciativas de la sociedad civil: como los CoronaMakers de Móstoles, un colectivo en el que empezaron tres personas y poco después eran 300, fabricando nada menos que sesenta y dos mil máscaras faciales de protección que han repartido en hospitales, residencias, centros de trabajo…¡hasta dos mil que enviaron a Perú!

Por eso, en este 2 de mayo en el que la gente común vuelve a echarse la patria a las espaldas, dicha generosidad popular debe verse también reflejada en las políticas públicas,para que, en esta ocasión, no sea malogrado por oligarquías parasitarias.

Móstoles escribió una página en la historia en aquel 1808 siendo una aldea. Hoy es una gran ciudad de más de doscientos mil habitantes y como ciudad reclama su lugar en la situación que atravesamos en estos días.

La voz de los municipios no puede estar ausente ni invisibilizada en el debate de las soluciones a la crisis sanitaria, social y económica, como si no fuéramos Estado. 

El municipalismo es una de las claves necesarias para superar la situación actual sin dejar a nadie por el camino, siendo como son los ayuntamientos la administración más cercana y la que tiene el conocimiento más preciso de los problemas de la sociedad.

Ya lo demostramos, en Móstoles, en 1808.  

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here