-Publicidad-

El desarrollo de la tecnología ha dejado claro que en España seguimos siendo muy nuestros. Y lo estamos viendo estos días en plena crisis sanitaria: nos gusta estar juntos. Ni las mejores redes de comunicación han logrado que la España vaciada sea una tentación para vivir fuera de las urbes, y la razón es puramente social, nos gusta vivir y disfrutar de la vida juntos.

España tiene una particular distribución de población y eso hace que la distribución capilar, es decir desde el último almacén de centralización del reparto hasta el cliente final, tenga uno de sus puntos más delicados, lo que algunos llaman su punto negro y que yo prefiero llamar su oportunidad de mejora.

-Publicidad-

Ese ultimo tramo es el que en proporción supone mayores costes y mayores incidencias de retrasos de entregas.

Las cadenas de suministros están integradas desde el sector primario que genera las materias primas de aquello que compramos hasta el cliente final, hasta la misma puerta de su casa.

Y en una buena cadena de suministro, para que todos ganen cada uno tiene que hacer muy bien lo suyo: el centro transformador añadir valor al producto, y los centros de distribución ser capaces de llegar al cliente final cuanto antes y al mínimo coste posible. Y para eso nacieron las plataformas de distribución, para que cada producto según sale de fábrica no tenga que viajar solo hasta el cliente con el coste que eso supone, si no que sin alargar mucho los tiempos de espera pueda agrupar mercancía que rentabilice el gasto de transporte entre tantas piezas como las que pueda transportar ese camión, barco o avión.

El reto en logística es evitar cualquier ineficiencia ya que el margen es muy pequeño y ante cualquier incidente se puede esfumar.

Todo esto no es sencillo. Especialmente si pensamos en compras personalizadas. Para que esto funcione ha de haber una integración tal entre los nodos que la información sea la misma para todos. Que el proveedor del proveedor sepa si se está vendiendo o no, y que a su vez en el punto de entrega se sepa con antelación si algún retraso o adelanto de entrega se va a producir.

Para ello hay que integrar las planificaciones, lograr tener una flota más ágil y versátil y ofrecer métodos de entrega que satisfagan realmente lo que el cliente espera y está dispuesto a pagar.

El comercio on line en España llegó algo más tarde, pero está claro que este es su momento porque la generación más senior es mucho más tecnológica y más aún tras haber pasado por estos momentos de confinamiento donde se ha un salto cualitativo en lo que al uso de la tecnología se refiere.  Es lógico pensar en que estamos ante un boom de demanda logística.

Y con este escenario llega una oportunidad, Madrid Nuevo Norte, que partiendo de lo aprendido, puede hacer de ese centro logístico una referencia de vanguardia no solo en lo que a los medios se refiere sino también el lo que a los retos de eficiencia se necesita.

El desarrollo de este proyecto se plantea cuestiones relativas al diseño de los nodos de entrega, de la gestión de los datos, de las condiciones de seguridad e higiene de la entrega, de la preservación de la calidad y del medio ambiente, y un largo etc. que es fundamental estudiar tanto o más que lo que los requerimientos físicos de la propuesta.

Al diseñar nodos de entrega habrá que valorar cuestiones como: ¿de verdad el cliente necesita que se lo lleven a casa con el coste para él y para la ciudad que supone? ¿será mejor establecer una red de puntos de recogida? Y si esos puntos son a su vez pequeños comerciantes, ¿qué aliciente tendrá para ellos el hecho de ser ese punto de recogida?

En las cuestiones tecnológicas también es un buen momento para que la gestión de datos por fin sea clave de verdad. La integración de la cadena de suministro para que sea más eficaz depende de que se disponga de datos en todos los nodos. Hoy contamos con ERPs que permiten reeducar a las partes y asegurar que solo se comparten datos correctos. 

Otro aspecto de la tecnología que se puede aprovechar es el conocimiento que se tendrá desde Madrid Nuevo Norte de quién compra, qué se compra, etc. y todo ello supone una gran fuente de big data que puede ayudar a los diferentes sectores en su orientación al cliente final. La trazabilidad también tiene en la tecnología de hoy grandes aliados llegando a posibles niveles de seguridad como los que ofrece blockchain. 

Madrid Nuevo Norte comienza su desarrollo en un momento donde las cifras de gasto por persona en comercio electrónico crecen, donde vender implica personalización, acertar en la experiencia del cliente sin pasarse y sin quedarse cortos, donde el stock de seguridad seguirá siendo un lujo, donde desde drones hasta los sistemas de análisis de datos mas complejos serán una realidad cotidiana y ese escenario hace que estemos ante un proyecto de logística de vanguardia.

Mi recomendación es empezar por hacer lo que ya se supone que hacemos y hacerlo bien. Desde el principio hay que asegurar que ningún dato entra en el sistema sin precisión.  Nos falta cultura de gestión de datos, pero con toda seguridad si se hace así desde el principio el proyecto será un éxito sin precedentes.

Madrid Nuevo Norte tiene lo fundamental en logística: ubicación y metros cúbicos de espacio y de conocimiento que pueden hacer de este proyecto un ejemplo de vanguardia que impulse el comercio electrónico, los pequeños comercios, que reduzca la huella de carbono y que contribuya al gran cambio cultural que necesitamos: la gestión integrada de información de buena calidad en toda la cadena de suministro.

Sin duda el proyecto será una palanca más para reforzar el valor añadido de España como plataforma logística europea. Enhorabuena. Estamos deseando verlo.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here