-Publicidad-

La Comunidad de Madrid ha propuesto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, implementar más medidas de control de viajeros en el aeropuerto de Barajas, como la restricción de vuelos procedentes de países con alta incidencia de la COVID-19 y una prueba PCR negativa 48 horas antes de llegar a España.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha remitido una carta al ministro en la que muestra la «honda preocupación» del Gobierno madrileño ante el riesgo de que lleguen a España casos importados de coronavirus, y le emplaza a una reunión «con la máxima urgencia» para abordar este asunto de forma conjunta.

-Publicidad-

A los viajeros que aterrizan en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas se les realiza revisiones visuales, controles de temperatura y tienen que rellenar un formulario con sus datos que, dado su volumen, no permiten «seguimiento epidemiológico alguno», según el consejero.

En la misiva, Escudero menciona que ya se han detectado casos importados de viajeros que han llegado a España por Barajas, por lo que reclaman «con urgencia» medidas adicionales a las ya impuestas.

En este sentido, la Comunidad de Madrid plantea el control de la enfermedad en el origen con la restricción de vuelos procedentes de países con una tasa de incidencia acumulada por COVID-19 superior a la registrada en España o el espacio Schengen, ya que el aeropuerto madrileño es «principal puerta de entrada de Iberoamérica en Europa».

También propone exigir para poder embarcar el resultado negativo de una prueba PCR realizada 48 horas antes de la salida del vuelo a cualquier destino de España, para lo que sería necesario que las embajadas se coordinen con las agencias de viajes, aerolíneas y puntos frontera en origen.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha defendido la reapertura de las fronteras comunitarias y del espacio Schengen el pasado 21 de junio en aeropuertos como el de Barajas, una decisión que, ha recalcado, se ha adoptado dentro del contexto de la Unión Europea.

Además, ha destacado que el aeropuerto madrileño tiene en estos momentos las mismas medidas que el resto de los europeos.

Por su parte, los portavoces de Unidas Podemos, Más Madrid y Vox en la Asamblea de Madrid han exigido a Ayuso que asuma su «responsabilidad» y adopte medidas adicionales para controlar a los viajeros que llegan a Barajas una vez se encuentran en la región, como reforzar la plantilla de rastreadores.

Barajas es el mayor foco de preocupación para el Gobierno madrileño ante la posibilidad de que haya brotes de coronavirus en la región.

La Comunidad de Madrid contabilizó este martes un fallecido con coronavirus en los hospitales madrileños y 28 nuevos casos notificados en las últimas 24 horas, lo que eleva el total a 9.175 fallecidos y 72.680 contagiados desde el inicio de la pandemia.

A la cifra de fallecidos en hospitales hay que añadir las 5.985 personas con COVID-19 o sintomatología compatible que han fallecido en las residencias de mayores de la región desde el pasado 8 de marzo, según los últimos datos ofrecidos por la Consejería de Políticas Sociales.

Antonio Burgueño, el ideólogo de la privatización hospitalaria fichado por Ayuso para hacer frente a la pandemia del coronavirus, ha admitido en una entrevista con El País que los mayores de las residencias quedaron abandonados en la región y a su juicio en toda España y que los centros no se medicalizaron hasta el 6 de abril.

Asegura además que se limitó a dar consejos a la Comunidad de Madrid, para la que elaboró un plan con 270 tareas por el que no cobró y que él no ejecutó, ya que se apartó ante las críticas de los sanitarios.

Durante la pandemia, la Consejería de Sanidad se ha encargado de la gestión sanitaria de las residencias, unos centros que hasta entonces dependían exclusivamente de la Consejería de Políticas Sociales.

La gestión de la crisis sanitaria del coronavirus ha llevado a Unidas Podemos a presentar una reprobación del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), que debatirá y votará el pleno de la Asamblea de Madrid este jueves pero que previsiblemente no saldrá adelante ya que sólo la apoyan los grupos de la izquierda.

La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, ha avanzado que su grupo votará en contra ya que consideran que primero hay que dirimir responsabilidades en una comisión de investigación sobre residencias.

Ayuso, por su parte, no se plantea cesar a Escudero ya que ha señalado que «tiene una larga tarea por delante» centrada en reforzar la sanidad madrileña y evitar brotes de coronavirus.

El que ha dimitido alegando «motivos personales» ha sido Carlos Reus, jefe de gabinete del consejero de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero (Ciudadanos), quien a su vez mantiene un conflicto abierto con Escudero por la gestión de las residencias. 

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here