Este domingo Madrid, como el resto de España, estrena la llamada ‘nueva normalidad‘, pero alguna cosas seguirán como en los momentos más duros de la pandemia. Es el caso del Rastro de Madrid, el mercadillo bicentenario de la capital, que tampoco abrirá este fin de semana.

Y tampoco se sabe cuándo lo hará, ya que el Ayuntamiento de Madrid no tiene por el momento fecha concreta de reapertura. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, anunció la pasada semana que el Rastro abriría en la fase 3, un escenario que la región ya no solicitará porque con la llegada de la nueva normalidad pierde sentido.



Pero desde el Consistorio madrileño se apunta que la reapertura del Rastro «no será posible» el primer domingo de nueva normalidad y sobre el siguiente domingo, el 28 de junio, señalan que «no se sabe todavía«.

El Ayuntamiento de la capital está a la espera de recibir una propuesta de funcionamiento por parte de los comerciantes, que tienen toda esta semana para presentarlo, pero demandan un plano y un censo para poder hacer la planificación.

El reto es abrir con un 50 % de los puestos, el porcentaje fijado para que se cumpla la distancia de seguridad y evitar contagios, lo que deja necesariamente a la mitad de los comerciantes fuera del mercadillo, por lo que se busca una fórmula de alternancia.

El Consistorio quiere «escuchar la propuesta de los propios vendedores que son los que mejor conocen la situación de cada uno de los comercios».

Además, estudia desde Madrid Salud y Policía Municipal cómo controlar el aforo dado que «el Rastro comprende numerosas vías, tanto perpendiculares como paralelas a las calles Ribera de Curtidores y Embajadores en un entorno urbano, lo que dificulta aún más el control del público, ya que hay que tener en cuenta la presencia de los vecinos».

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha señalado que la reapertura dependerá de  las condiciones de seguridad y sanitarias y que trabajan bajo la máxima de dar pasos hacia delante «pero no hacia atrás» por lo que «se impone la cautela».

Manolo González, presidente de la Asociación de Comerciantes Nuevo Rastro Madrid, que agrupa a los negocios con establecimiento fijo, ya abiertos, explica a Efe que el Ayuntamiento pide un plan ordenado, pero los comerciantes deben trabajar sobre un plano que no está claro, debido a los traspasos y ampliaciones y a la deficiente señalética.

Este comerciante considera que el Rastro debe reabrir porque así lo han hecho otros mercadillos y porque es una “anomalía” que continúe clausurado, algo que no ocurrió ni en la Guerra Civil ni en las epidemias del XIX, según explica. Además, del icónico mercadillo con casi 300 años -255- viven “muchas familias”.

Mayka Torralbo Novella, portavoz de la Asociación el Rastro Punto Es, que representa al 60 % de los vendedores ambulantes, explica a Efe que los vendedores están a la espera de la respuesta de la Junta de Centro a su «reiterada petición por escrito de un plano a escala del Rastro» y un censo de los puestos ocupados y vacantes con sus dimensiones (1, 2 o 3 metros).

Este documento, que a fecha de hoy no han recibido, es imprescindible «para poder acometer la tarea de organizar los puestos de venta de forma que un domingo instalen el 50% de los puestos y al otro domingo el otro 50%». Tampoco les han aclarado porqué se anunció cuándo reabriría el Rastro «sin consensuarlo con las asociaciones».

«Desconocemos si el Ayuntamiento tiene un plan para la reapertura del más emblemático de los mercadillos madrileños», ha agregado la también coordinadora de la Plataforma Estatal de Comerciantes Ambulantes. La asociación espera las explicaciones del concejal de Centro, José Fernández, ante la pregunta que Más Madrid lleva este miércoles al pleno del distrito.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here