Foto: Ministerio de Sanidad
-Publicidad-

13.052 kilómetros. Esa es la distancia que separa Madrid de la ciudad china de Yiwu y que desde el pasado domingo ya cubre un tren con material sanitario que tiene la terminal seca de Abroñigal como destino final. Una odisea sobre raíles que atraviesa la ‘nueva ruta de la seda‘, dibujando la ruta ferroviaria más larga del mundo, cruzando hasta ocho países: China, Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia y España.

Esta interminable serpiente metálica debe adaptarse a los diferentes anchos de vía existentes a lo largo del trayecto: ancho estándar en China, ancho ruso en Rusia y todos los países que conformaban la extinta Unión Soviética, de nuevo ancho estándar en Europa y finalmente ancho ibérico en España.

-Publicidad-

El convoy, de 35 vagones y una capacidad equivalente aproximada a la de cuatro aviones de gran carga, llegará a la capital española a finales de junio con 34,6 millones de mascarillas quirúrgicas y 400.000 buzos desechables. Se trata del primer tren completo de suministro sanitario procedente de China.

Pero no es la única locomotora que viene desde Extremo Oriente con este tipo de material. El pasado 23 de mayo se acoplaron dos contenedores a otros trenes comerciales que partieron, también desde Yiwu, con alrededor de tres millones de mascarillas quirúrgicas. Unos convoyes que se encuentran actualmente en plena estepa rusa, a la altura de Kandurovka, y que llegarán a Madrid a mediados de este mes. 

Desde Sanidad apuntan a que con este medio de transporte el Gobierno optimiza los costes derivados de estas importaciones, ya que el transporte vía férrea es quince veces menor que en avión. El objetivo del Ejecutivo es conformar una reserva estratégica nacional y autonómica, a través del refuerzo de compra puesto a disposición de las comunidades y ciudades autónomas.

Según apuntó el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en su última comparecencia en el Congreso de los Diputados, esta reserva debería contar con las cantidades necesarias para poder cubrir un período mínimo de entre seis semanas y dos meses.

Este cálculo lo ha hecho su departamento en base a los consumos semanales declarados por las comunidades autónomas, es decir, en base a la situación vivida en esta pandemia.

En cualquier caso, el Gobierno ha informado de que la llegada de aviones se mantiene con «regularidad» para aquellos materiales cuya necesidad es «más inmediata» como es, por ejemplo, el caso de los guantes de nitrilo. De hecho, solo en la Comunidad de Madrid ya han llegado 19 aviones con suministros sanitarios.

Cuando la crisis por el coronavirus solo sea una pesadilla, los dos convoyes que parten semanalmente de Yiwu seguirán transportando todos los bienes que se intercambian con regularidad entre ambos extremos del mundo. Una normalidad, ahora añorada, que deseamos regrese lo antes posible.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here