Tiempo de lectura: 2 minutos


La Comunidad de Madrid se blindará este verano tan diferente para garantizar las medidas de seguridad en la región. Así, más de 10.000 agentes de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de las policías locales estarán listos para que este verano «atípico», con menos turistas extranjeros, se desarrolle con la mayor normalidad posible.

El delegado del Gobierno, José Manuel Franco, presentó este miércoles el ‘Plan Verano Madrid 2020‘ acompañado por el jefe superior de Policía, Jorge Manuel Martí Rodríguez, y por el jefe de Zona de la Guardia Civil, José Antonio Berrocal.

Un dispositivo que se puso en marcha el 1 de julio, que se desplegará hasta el 31 de agosto y que tiene como objetivo responder de forma «más rápida y eficaz» a los ciudadanos víctimas de delitos y ofrecer más seguridad a los turistas nacionales y extranjeros.

También se prestará especial atención a la «delincuencia itinerante», a los robos en viviendas y a las estafas online en reservas de alojamientos y paquetes turísticos.

La almendra central de la capital contará con un refuerzo de agentes, especialmente en los distritos de Centro, Chamberí, Salamanca, Retiro y Moncloa-Aravaca.

Mientras, fuera de la capital los esfuerzos se centrarán en zonas de ocio, como el embalse de San Juan, el de El Atazar, las dehesas de la Fuenfría, la Pedriza, las Presillas o el río Alberche.

También vigilará áreas limítrofes con otras provincias, como Segovia y Ávila, ante la «eventual concentración de personas» que se «escapan» a ellas en verano.

Durante la presentación del plan, Franco ha destacado la coordinación que habrá entre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con reuniones periódica con las policías locales.

Tanto el delegado como los responsables policiales han recordado que se trata de un «verano atípico» porque las crisis sanitaria y económica han alterado las previsiones del turismo, con una incidencia «muy notable» para la Comunidad de Madrid.

Pese a la prevista reducción de turistas extranjeros, los nacionales aumentarán, como también la movilidad hacia las segundas residencias.

Franco ha hecho un llamamiento a la colaboración de los ciudadanos, para que contribuyan a la protección de las viviendas, por ejemplo, avisando a los agentes de posibles ocupaciones ilegales de casas mientras sus inquilinos están de vacaciones.

Y uno de los medios de los que pueden disponer los ciudadanos es la aplicación de ‘Alertcops’ del Ministerio del Interior, que desde el teléfono móvil permite denunciar cualquier delito del que se haya sido testigo o víctima.