La mascarilla ya es obligatoria en la Comunidad de Madrid. La región adopta una medida que ya había sido impuesta en prácticamente todas las regiones españolas, y ha sido la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien ha anunciado que su uso será imperativo en todo momento, aunque se cumpla la distancia de seguridad de un metro y medio. 

Asimismo, y en la línea, como decimos, de otras comunidades autónomas, se restringirán a 10 personas los grupos en terrazas y las reuniones, mientras que el cierre de los locales de ocio nocturno se adelanta a la 1:30 horas. También será necesario para su acceso cumplimentar un registro de entrada con DNI y número de teléfono. 



Con el objetivo de adelantarse al coronavirus, Madrid también contratará a 360 rastreadores. El Gobierno de la región también ha adelantado la creación de una ‘cartilla Covid-19’ que reflejará quién ha pasado la enfermedad y quién tiene anticuerpos.

De momento se trata de un proyecto piloto que se pondrá en marcha en septiembre, y su objetivo es, en palabras de Ayuso, «demostrar quiénes en estos momentos no pueden contagiar ni ser contagiados» y pueden volver a una «cierta normalidad», para así «evitar confinamientos», y que estas personas puedan acceder a gimnasios, museos, cines o a cualquier recinto cerrado y puedan «seguir su vida normal».

«La estrategia ahora es no volver atrás, y por eso pedimos a todas las administraciones, también al Gobierno de España, que estudie una cartilla de vacunación, como la que vamos a poner de manera experimental en Madrid, que nos permita demostrar quiénes en estos momentos no pueden contagiar, no ser contagiados, y pueden volver a una cierta normalidad», ha abundado.

Ha insistido la presidenta en que este modelo debería exportarse a todas las administraciones y también a otros países, porque aunque sea un «proyecto piloto» es «el comienzo de un lenguaje internacional al que nos tenemos que someter todos».

La presidenta ha opinado que es «insensato» que las medidas de confinamiento y ante los rebrotes afecten por igual a las personas que tienen anticuerpos y «que no contagian» que a las personas que están en riesgo, y ha insistido en que con esta iniciativa «sería mucho más fácil evitar el confinamiento».

Ha aseverado que esta cartilla «no es ninguna discriminación«, porque «estamos en una epidemia y tiene lógica que pongamos nombres y apellidos a quienes están protegidos y a quien puede estarlo», mediante un registro de quién ha tenido la enfermedad y quién tiene anticuerpos.

«No queremos discriminar, queremos proteger», ha afirmado Díaz Ayuso.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here