Tiempo de lectura: 2 minutos


La Policía Nacional mantiene abierto en la Comunidad de Madrid un macrodispositivo para combatir la actividad violenta de las bandas latinas y los delitos asociados a éstas, como robos y tráfico de droga, y en el que se prevé detener a más responsables e integrantes de sus «capítulos».

Fuentes policiales han detallado a Efe que este macrodispositivo es el que ha conllevado la desarticulación del grupo o «capítulo» de los Dominican Don´t Play en Torrejón de Ardoz, con la detención de siete líderes y reclutadores, y otros arrestos recientes como el practicado el 9 de julio en la capital después de que un pandillero cortara un dedo a un hombre que le recriminó su actitud.

Las operaciones se iniciaron hace unas semanas tras constatarse un incremento de acciones de los Dominican Don´t Play perpetradas por chicos muy jóvenes y que no habían tenido contacto con dicha banda, ha informado este martes la Jefatura Superior de Policía.

Fuentes policiales han precisado a Efe que desde hace unas semanas se ha desplegado el macrodispositivo contra bandas latinas que cada día moviliza a más de cien agentes de Seguridad Ciudadana e Información. Se ha denominado Rubicón, en referencia al río que atravesó Julio César.

El motivo no es que haya un repunte en la actividad de las bandas latinas, sino una vuelta a la actividad que tenían antes del estado de alarma y que se quiere atajar, según aseguran las fuentes.

En concreto participan policías de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), Atención al Ciudadano (GAC), Grupos Operativos de Respuesta (GOR), Brigada Provincial de Información y Brigada Provincial de Policía Judicial.

Se trata de un dispositivo que va a continuar en el tiempo para combatir la actividad violenta de las bandas latinas y los delitos asociados a éstas, como robos con violencia y tráfico de drogas, según las fuentes, que detallan que se prevén más detenciones.

La operación que ha supuesto la caída de los líderes y reclutadores de los Dominican Don´t Play en Torrejón de Ardoz ha sido muy compleja, ya que los agentes de Información han tenido que recopilar todas las denuncias en las que hubiera involucrados menores de edad, llegando a analizar todas las denuncias de menores fugados de domicilios con determinadas características, a los que se citó uno por uno.

Ha sido decisiva la colaboración de los padres de los menores para poder dar con toda la cúpula, según relatan a Efe fuentes de la investigación.

De hecho la investigación comenzó cuando el pasado 12 de junio una madre denunció que su hijo menor estaba siendo captado por los Dominican Don´t Play y relató conversaciones que mantenía con miembros de este grupo, que sabía que estaban reclutando a más menores.

Así se descubrió que los líderes de los Dominican Don´t Play en Torrejón captaban nuevos pandilleros de entre 12 y 16 años a los que obligaban a cometer delitos y a abonar una cuota semanal a cambio de protección y de estar bajo el cobijo de lo que denominan la «familia».

Finalmente han sido arrestados tres menores de edad de 15 y 16 años, uno de ellos de origen rumano, y cuatro mayores de edad de 18, 22 y 23 años. El líder tiene 22 años y se hace llamar ‘Chamakito’.

Todos cuentan con antecedentes policiales por delitos como robo o riña tumultuaria.

El dispositivo Rubicón también ha conllevado la detención de tres miembros de los Trinitarios que atacaron con machetes a varios DDP a finales de junio en un parque de Carabanchel, así como otra detención practicada el 9 de julio, cuando un miembro de la banda amputó un dedo a un hombre que le llamó la atención, han adelantado a Efe fuentes de la investigación.

Se trata de un miembro de los Dominican Don´t Play que acudió al parque de Comillas del barrio de Usera de la capital junto a otros miembros de la banda para supuestamente atacar a rivales, y aunque no encontraron a sus adversarios gritaron consignas relacionadas con su banda, lo que hizo que un hombre de unos 40 años les llamara la atención.

«Iros de aquí, en el parque hay niños», les dijo el hombre, lo que motivó que varios Dominican Don´t Play le agrediesen, llegando a amputarle con un machete el dedo pulgar de la mano izquierda, tras lo que la Policía encontró al autor material de la amputación en los alrededores.

El arrestado es un joven de 28 años originario de la República Dominicana.