El cadáver semienterrado de una mujer de aproximadamente 70 años fue encontrado este martes por la tarde en un paraje próximo al Camino de las Maderas, de la localidad madrileña de Chapinería.

El perro de un vecino de la zona localizó los restos del cadáver, cuando advirtió un pie que sobresalía de una bolsa de plástico enterrada en el suelo. Su dueño avisó a las fuerzas de seguridad.



Los agentes localizaron después más partes del cuerpo enterradas y hallaron también restos en un contenedor cercano.

Según han declarado varios vecinos, la mujer tenía discusiones de índole económica con sus tres hijas. Una hija de la víctima expicó a varios medios de comunicación que llevaba al menos dos semanas sin ver a su madre, con la que tanto ella como su hermana se llevaban mal.

Dos detenidos

La Guardia Civil ha detenido en la tarde de este jueves a una de las hijas y al yerno de la mujer. Los dos familiares, África y Emilio, han sido arrestados como presuntos responsables de la muerte, después de los registros que durante varias horas han llevado a cabo los agentes del instituto armado en la casa de la víctima en Chapinería.

Emilio, apodado como ‘el Loco’ es novio de una de las hijas y cuenta con un amplio historial de antecedentes por robo, malos tratos y desobediencia, mientras que ella ha protagonizado fuertes discusiones con la madre y tiene antecedentes por delito de lesiones.

La víctima, llamada Marisa, era viuda y tenía tres hijas con las que ha mantenido conflictos constantes en público a lo largo de los años, hasta que dos de ellas se marcharon y se relajó la situación. «A la madre ya sólo se la veía salir a comprar y poco más», relata un residente a Efe.

Esa tranquilidad se rompió hace unos veinte días cuando África regresó con Emilio al pueblo. Estos mismos testigos también apuntan a las disputas por el dinero que las jóvenes pedían a su madre, en cuya casa todavía permanecía estos días, la ropa tendida.

«Era una pelea constante, pero luego, desde el pasado jueves, ya no hemos visto más a Marisa», ha asegurado otro vecino.

El cuerpo descuartizado fue hallado a escasos 350 metros en línea recta de la casa donde Marisa vivía en Chapinería y donde, el miércoles, se personaron los investigadores para recabar pruebas, según han detallado fuentes de la investigación.

Tras la aparición del cadáver, la alcaldesa de Chapinería, Lucía Moya, ha manifestado su condena y su «rechazo absoluto» por este «macabro» suceso, que han acogido con «sorpresa y expectación».

“Somos un municipio de 2.400 habitantes. Es tranquilo, no hay conflictos… Nada de estas características, que son muy preocupantes. Las contemplas siempre desde fuera y nunca piensas ser portador de una noticia tan macabra y tan dura como la que estamos viviendo”, ha lamentado en declaraciones a Efe.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here