Juan Carlos I
-Publicidad-

El rey emérito abandonará su residencia habitual en el Palacio de la Zarzuela después de haber vivido en ella más de 57 años. Don Juan Carlos la convirtió en su hogar en 1963, tras contraer matrimonio con la reina Sofía.

La decisión de don Juan Carlos I de abandonar el palacio de la Zarzuela, situado en el Real Sitio de El Pardo, a las afueras de la ciudad de Madrid, y trasladarse a vivir a República Dominicana, llega tras el goteo de informaciones de sus supuestos negocios ocultos, por los que la Fiscalía del Tribunal Supremo le investiga.

-Publicidad-

En febrero de 1963, don Juan Carlos y doña Sofía fijaron su residencia en la Zarzuela, al término de su viaje de luna de miel de varios meses de duración y después de alguno de los enésimos tira y afloja de Francisco Franco y don Juan de Borbón, sobre el que se convertiría en rey de España.

Reacciones políticas en Madrid

Ante la determinación tomada por don Juan Carlos I, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso ha querido “subrayar el trabajo histórico de Juan Carlos I por España, a quien dice, “debemos los mejores años de nuestra Democracia”. Y también ha recalcado su “más firme confianza en la Monarquía Parlamentaria encarnada por Felipe VI”.  

Por su parte, el Diputado de Más País en el Congreso, Iñigo Errejón ha sido crítico con su figura: “fue cara y emblema del sistema nacido en 1978. Su retrato presidía nuestras clases en el colegio. Periodistas e intelectuales cortesanos se declaraban ‘Juancarlistas’. Nunca le pudimos investigar en el Congreso. Decenas pasaron por los juzgados por “injurias a La Corona”. A lo que Isa Serra, Portavoz de Podemos y de UP en la Asamblea de Madrid ha añadido que “España no admite más corrupción ni más impunidad. La indigna huida de Juan Carlos de Borbón pone a la monarquía en una situación muy delicada”.

El Partido Popular ha emitido un comunicado en el que manifiesta “su respeto a la decisión anunciada por SM el Rey Juan Carlos I, y reafirma su reconocimiento a sus cuatro décadas al frente de la Jefatura del Estado”.

Comunicado del Partido Popular sobre la decisión anunciada por SM el Rey Juan Carlos I

El Palacio de la Zarzuela

El palacio era un pabellón de caza utilizado por los monarcas españoles desde que se construyera en el siglo XVII a instancias de Felipe IV. Había sufrido severos daños durante la Guerra Civil, tras la que Franco ordenó su rehabilitación, y su esposa, Carmen Polo, tuvo gran protagonismo en su acondicionamiento; en 1962 estuvo listo para ser habitado.

Diego Méndez fue el arquitecto encargado de su restauración y años más tarde comentó que el edificio estaba totalmente destruido; que conservó sólo su estructura, y el coste total de la obra rondó los 40 millones de pesetas (240.000 euros).

En aquel momento, el conde de Barcelona, tras haber accedido a que su hijo mayor se trasladara a España en 1948, deseaba que ahora, tras su boda con doña Sofía, se instalara en la localidad portuguesa en la que él residía, Estoril. El dictador, no lo vio con buenos ojos y se encargó de hacer llegar el mensaje de que, así las cosas, podría pensar en un sucesor distinto, y don Juan, que aún aspiraba a ser algún día rey de España, accedió finalmente a que la entonces pareja, se trasladara a Madrid y viviera en ese edificio enclavado en el monte de El Pardo.

Don Juan Carlos nunca quiso vivir en el Palacio Real

Esa opción, también era la preferida por don Juan Carlos I y la que finalmente se convirtió en realidad. La joven pareja hizo algunas reformas en el edificio y empezó a residir en lo que el historiador Paul Preston calificó como su “jaula de oro”, ya que estaba aislada y continuamente sometida a vigilancia del régimen. Todo el personal del palacio había sido elegido por Patrimonio Nacional.

Allí siguieron viviendo tras la proclamación de Juan Carlos I y después de descartar otras opciones que se habían barajado, como la de trasladarse al Palacio Real. Pero don Juan Carlos afirmó que nunca pensó en instalarse allí. Así lo recoge de su boca el escritor José Luis de Vilallonga en su libro “El rey”. Quería una vida lo más parecida posible a la de una familia normal en la que “olvidar de vez en cuando el peso del Estado”, y eso creía que no era posible en el Palacio de Oriente.

“La profesión de rey es agotadora. De vez en cuando hay que poder olvidarla. La Zarzuela es un verdadero hogar, y Oriente no habría podido serlo jamás”, pensaba don Juan Carlos. Afirmaba también que la Zarzuela le gustaba mucho tanto a él como a doña Sofía, porque está “lejos de la ciudad, del ruido, de la contaminación y las visitas inoportunas”.

El mensaje en la noche del 23F

Esa residencia que ha sido el escenario de hitos en la historia de España, como el mensaje del rey la noche del 23F con el que se frenó el intento de golpe de Estado, siguió siendo el domicilio de don Juan Carlos y doña Sofía una vez que pasaron a un segundo plano como relevo al frente de la Corona.

Allí tienen sus despachos Felipe VI y doña Leticia y se celebran los actos oficiales que protagonizan, pero la pareja real vive desde su boda en mayo de 2004 en el conocido como Pabellón del Príncipe, construido a unos 300 metros de la Zarzuela. Un palacio que ahora, más de 57 años después, dejará de ser la residencia del rey emérito.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here