Foto: © EFE
-Publicidad-

Ante el inminente puente del día de Todos los Santos, la pregunta que todos los madrileños se hacen desde la entrada en vigor el pasado domingo del estado de alarma es si, tal y como ya han hecho otras comunidades autónomas, la Comunidad de Madrid cerrará su perímetro para evitar los movimientos de entrada y salida de la región.

Posibilidad que hoy parece un poco más lejana, ya que, según ha afirmado el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, «hoy por hoy la situación es de control».

-Publicidad-

Se trata de todos modos de un escenario que sigue «sobre la mesa» y que «si hubiera que hacerlo se haría» pero para el consejero la situación de Madrid era «hace un mes mucho más compleja» y aunque a día de hoy sigue siendo «grave» la incidencia acumulada media es de alrededor de 400 casos por cada cien mil habitantes, por debajo de la media de España.

Madrid aleja la posibilidad del cierre inminente pero no lo descarta 1
El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López

El consejero madrileño ha defendido en una entrevista en una televisión privada que Madrid está «en momento de control del virus«, con la situación hospitalaria «sostenida» pese a un «pequeño repunte de UCI» que López ha atribuido al incremento en la edad de los enfermos.

«No es optimismo, es realismo», ha defendido el responsable de Justicia e Interior madrileño, expresando su solidaridad con otras autonomías que ahora tienen «alta incidencia» -ha citado a Cataluña y Castilla y León– y recalcando que Madrid debe tomar medidas en función de su «situación concreta».

En este sentido, cabe preguntarse si el cierre de fronteras de la Comunidad de Madrid no debe ser visto ahora como una medida de defensa ante la llegada a la región de personas procedentes de zonas con alta incidencia de coronavirus. Recordemos que algunas comunidades autónomas se quejaron de los desplazamientos de los madrileños cuando la situación aquí era más grave, mientras que ahora, con la curva en descenso, no han hecho mención alguna a este posibilidad.

Sea como fuere, López también se ha referido al nuevo hospital de Emergencias Isabel Zendal, asegurando que es un «éxito»: «Tenemos un hospital nuevo, con mil camas, con UCI, si no lo tuviéramos, ¿estaríamos mejor?», se ha preguntado. Además ha asegurado que recursos humanos trabaja ya en dotarlo de sanitarios y que la atención primaria «no se va a desmantelar»:

López ha mostrado asimismo su malestar con el estado de alarma decretado por el Gobierno de Pedro Sánchez, a su juicio «inevitable» por la «pereza» del Ejecutivo que no ha querido legislar una normativa específicas de epidemias y ha calificado de «barbaridad» el período de seis meses.

«Es decir tengo miedo al Congreso y no quiero ir al Congreso a explicar qué esta sucediendo», ha espetado López que ha reiterado la oferta de Pablo Casado: «un estado de alarma de un máximo de dos meses y ponerse a reformar la ley».

Aguado pide cerrar durante los dos puentes

Pese a ello, el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, propondrá mañana a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, el cierre perimetral de la región ante el Puente de todos los Santos y el de la festividad de la Almudena, el 9 de noviembre, ya que ha considerado esencial restringir la movilidad para bajar la curva de contagios y llegar a las Navidades «con esperanza y expectativas».

«Hay que hacer lo posible para evitar el confinamiento total«, ha subrayado Aguado en una entrevista en Telecinco, que ha apuntado que «la última palabra» para tomar esta decisión la tiene Ayuso.

Aguado ha insistido en que «a mayor movilidad mayor riesgo de contagio» por lo que hay que adoptar medidas «contundentes» para no tener «unas Navidades por Skype».

El vicepresidente ha expresado que aún quedan seis semanas para la campaña de Navidad y, por tato, «se puede hacer mucho» en este periodo aunque «vamos tarde».

Sobre la declaración del estado de alarma, ha declarado que es una herramienta «excepcional y temporal» que otorga el paraguas jurídico a las autonomías para poder adoptar las restricciones necesarias, pero ha abogado por acordar un periodo más corto con plazos razonables».

A su juicio, «no tiene sentido» que el Gobierno de la nación ponga sobre la mesa extender el estado de alarma seis meses cuando en la primera ola duró hasta el 21 de junio.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here