-Publicidad-

Tras varias semanas de negativas y «dejar pasar», finalmente el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha abierto la puerta a la posibilidad de realizar test de antígenos en las farmacias tal y como había solicitado la Comunidad de Madrid. Una posibilidad, que no en vano sigue todavía en el aire, que es objeto diario de debate entre quienes lo consideran muy necesario y sus detractores.

Entre estos últimos, unos de los más beligerantes son las Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, desde donde consideran que la posibilidad de que estos establecimientos realicen test diagnósticos de covid pone en riesgo tanto a los trabajadores como a los ciudadanos al «mezclar a personas con sospecha de covid» y los demás usuarios de las farmacias.

-Publicidad-

Según la legislación española, las farmacias son «establecimientos para la dispensación de medicamentos y venta de otros productos sanitarios o no sanitarios, a las que no se exigen las especiales condiciones de seguridad de los centros sanitarios», han apuntado.

También destacan que el personal que trabaja en las farmacias, tanto el farmacéutico como el auxiliar, «carece de formación y habilidades para realizar intervenciones o pruebas sanitarias». De ahí que estos establecimientos «no reúnan condiciones para realizar pruebas diagnósticas» relacionadas con la pandemia» y que podría incluso contribuir a elevar el número de contagios.

Farmacéuticos y administraciones, a favor

Del otro lado están la práctica totalidad de las administraciones madrileñas, desde el Gobierno de la Comunidad hasta el Ayuntamiento, pasando por los más interesados, los farmacéuticos.

En este sentido, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, Luis Joaquín González, ha defendido que las oficinas de farmacia y otros centros sanitarios, como clínicas dentales o de podología, puedan realizar pruebas de coronavirus, ya que permitiría hacer test a todos los madrileños en poco tiempo, «a lo mejor en diez días».

Los test masivos en farmacias, más cerca 1

En declaraciones a EfeTV, González ha señalado que si las casi 3.000 farmacias y alrededor de 3.500 clínicas dentales y de podología que hay en la región pudieran realizar test de coronavirus cada uno de estos establecimientos sanitarios tendrían que hacer unas decenas de pruebas al día, de manera que en poco tiempo se podría evaluar la situación de los más de seis millones y medio de madrileños.

González también ha defendido que las oficinas de farmacia, clínicas dentales o de podología son lugares seguros para realizar este tipo de pruebas, con profesionales capacitados para ello y con los medios necesarios para poner los resultados en conocimiento del sistema madrileño de salud.

Cuenta para ello, desde luego, con todo el apoyo del ejecutivo autonómico, que una vez más ha defendido por medio del vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que se autorice esta propuesta para hacer el mayor número posible de pruebas a «antes y después de Navidad».

Ambos, a pesar de algunas desavenencias previas (recordemos que Escudero había pedido ser «realista» sobre esta posibilidad, porque señaló que llegar a seis millones y medio de personas «es complicado» aunque aumenten los puntos de realización de test), han demostrado que la sintonía es ahora total sobre este asunto y que siguen «la misma línea».

Los test masivos en farmacias, más cerca 2
Foto: © EFE/Chema Moya/Archivo

«Nosotros pretendemos, por todos los medios, llegar al mayor número de madrileños posible», ha asegurado el consejero de Sanidad, quien ha recordado que se hacen test en la red asistencial madrileña y en las zonas básicas de salud con mayor incidencia acumulada a catorce días.

«A partir de ahí, tenemos que seguir avanzando para llegar al mayor número de madrileños, pero no solo ahora, sino de cara al futuro», ha afirmado Escudero, que ha destacado la importancia de aumentar la capacidad diagnóstica en la región.

Para lograr este objetivo, ha reconocido, una parte corresponde a la estrategia de la Comunidad de Madrid, pero hay otra, que es la voluntad política del Ministerio de Sanidad para permitir a la red de farmacias madrileñas, que son 2.900, la capacitación profesional para poder realizar test.

En la misma línea, Aguado ha dicho que la voluntad del Gobierno madrileño es «llegar al máximo número posible de test antes y después de Navidad».

«Si no somos capaces de llegar a todos los madrileños antes de Navidad, habrá que preguntarle al ministro de Sanidad, Salvador Illa, por qué», ha dicho Aguado, que ha añadido que «cada día que pasa sin que el Gobierno de España autorice a utilizar las farmacias como canales» para realizar test es un día que pierden «frente a la pandemia».

Almeida, más cauto ante los «problemas logísticos»

También partidario, aunque más comedido, se ha mostrado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Pese a ver con buenos ojos que las farmacias hagan test de antígenos, ha reconocido que existen dificultades logísticas para poder realizarlo.

Considera a su vez que es «muy razonable» su realización en las oficinas de farmacias, «con todas las garantías que establezcan las autoridades sanitarias porque nos permitiría poder disponer de una información y de un chequeo constante a una parte muy importante de la población».

Los test masivos en farmacias, más cerca 3

Sin embargo, ha confiado en que en esta ocasión «no pase lo mismo» que con los test PCR en el aeropuerto de Barajas o la obligatoriedad de llevar mascarillas y el Ministerio de Sanidad al final cambie de criterios, después de que esta semana el departamento de Salvador Illa se mostrara contrario a que los farmacéuticos hagan los test.

Por otro lado, el alcalde ha subrayado que «nos topamos con la realidad de la dificultad logística, que creo que es lo que planteaba el consejero de Sanidad», por lo tanto «no hay una discrepancia» con el vicepresidente Ignacio Aguado, «todos quieren lo mejor para los madrileños».

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here