/ 21 abril 2021

Una plaza de Pozuelo lleva el nombre del director de fotografía Juan Mariné

Una plaza de Pozuelo lleva el nombre del director de fotografía Juan Mariné

Pozuelo de Alarcón rinde homenaje al mítico director de fotografía y restaurador, Juan Mariné, al que ha dedicado una plaza en la Ciudad de la Imagen como reconocimiento a su longeva carrera. Este agradecimiento coincide, además, con el centenario de su nacimiento, pues cumplirá 100 años el próximo 31 de diciembre.

Con esta plaza, el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón reconoce la labor de esta trascendental figura del cine, cuyo trabajo como director de fotografía y restaurador recorre todo el cine español del siglo XX.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y la alcaldesa de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, han presidido el acto de homenaje celebrado en la ECAM, al que también han acudido el propio Juan Mariné, la subsecretaria del Ministerio de Cultura y Deportes, Andrea Gavela, la consejera de Cultura y Turismo de la Comunidad, Marta Rivera de la Cruz, el director de la ECAM, Gonzalo Salazar-Simpson, además de otros representantes de instituciones como EGEDA, Telemadrid o la Filmoteca, entre otros.

La plaza Juan Mariné

- Advertisement -

Durante el acto, la presidenta regional y la primera edil han invitado a Juan Mariné a descubrir el poste con la señalética de la denominación de la plaza que lleva su nombre y que se emplaza a escasos metros de la Filmoteca y de la ECAM.

Tras el descubrimiento, las autoridades y representantes de instituciones han accedido al interior de la ECAM donde han tenido lugar las intervenciones. En un emocionado discurso, Juan Mariné ha señalado que “qué maravilla es vivir la vida, poder hacer cine y mejorar todo lo que se pueda mejorar el cine, hoy, mañana y pasado. Estoy súper feliz, ya sólo con atravesar la puerta de esta escuela y me parece que no hay nada más bonito en la tierra, que conservar el cine como lo están conservando aquí, lo están consiguiendo. Están haciendo cosas muy bonitas, muy agradables y muy sinceras. A todos vosotros tengo que daros las gracias. Ha sido tan bonito el acto, que me parece algo imposible”.

Una vida de cine

La extensa trayectoria profesional de Juan Mariné le ha llevado a trabajar con los más importantes directores españoles como Edgar Neville y Antonio del Amo, José María Forqué o Pedro Lazaga trabajando en la fotografía de más de 140 películas. En su labor como restaurador de la Filmoteca Española ha rescatado imágenes perdidas del cine español.

Además, desde hace más de 20 años viene a diario a Pozuelo de Alarcón, donde sigue realizando esta tarea de limpieza y restauración de negativos en su laboratorio de la ECAM, lleno de sus propias invenciones y avances tecnológicos, con los que ha conseguido mantener vivas piezas esenciales de la cinematografía española.

Sus comienzos como operador de cámara durante la Guerra Civil

Hijo de uno de los accionistas de la productora Eos Films, a los catorce años comenzó a trabajar en el cine como auxiliar de cámara. Durante la Guerra Civil trabajó como operador en la productora Laya Films y también como reportero gráfico. Al finalizar la guerra, volvió a su trabajo de ayudante en Barcelona hasta que en 1947 se trasladó a Madrid. Aquí monta su propio estudio fotográfico y debuta como director de fotografía.

Cuando trabajaba como operador inventó y construyó una máquina restauradora, que permitió mejorar la calidad de la imagen y quitar imperfecciones en los viejos celuloides y que le ha permitido estar a la vanguardia de esta tarea tan importante. Por la construcción de su máquina obtuvo en 1.974 el Premio Juan de la Cierva de Investigación. Su laboratorio está lleno de sus propias invenciones, diversas máquinas que utiliza para limpiar, restaurar y digitalizar celuloide. Uno de sus avances tecnológicos salvó el negativo de “La gran familia” (1962, Fernando Palacios), y su trabajo de restauración fue vital para recuperar “La aldea maldita” (1.929, Florián Rey), película considerada punto de arranque de la cinematografía española.

Una trayectoria llena de premios

En 1990 recibió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes. También cuenta en su haber con el galardón otorgado en 1.993 por la Asociación Española de Autores de Fotografía Cinematográfica.

El 24 de noviembre de 1.994 fue galardonado, junto al realizador José María Forqué, con el Premio Nacional de Cinematografía en reconocimiento a su “magnífica trayectoria profesional”, según el fallo del jurado. El 25 de noviembre de 1.997 fue homenajeado por la Filmoteca Española y el Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC).

Su dedicación al rescate de imágenes perdidas del cine español y su aportación tecnológica al séptimo arte también le valieron en 2001 el reconocimiento de la Academia de Cine que le galardonó con el premio honorífico Segundo de Chomón en la XV Edición de los Goya. Este premio reconoce el mérito de las aportaciones técnicas que han redundado en beneficio de la industria cinematográfica. En 2013 protagonizó el documental “Juan Mariné: La aventura de hacer cine”.

Junto con el cineasta leridano Jaume Balagueró, Juan Mariné director de fotografía y restaurador de la Filmoteca española, acaba de recibir el premio de honor en homenaje a sus carreras en la primera edición del Festival Internacional de Cinema de Lleida (Visual Art) que se ha celebrado entre los días 4 y 13 de diciembre.

Acto posterior al descubrimiento de la placa

La alcaldesa, Susana Pérez Quislant, ha destacado que “aunque fue en los años 90 cuando decidió dejar los rodajes, sigue trabajando aquí, en la ECAM, en Pozuelo de Alarcón, con las mismas ganas y la misma ilusión que aquel niño de 4 años en la provincia de Barcelona que se ilusionó con el mundo del cine”.

Ha añadido que “es un orgullo para los vecinos de Pozuelo saber que un grande del cine español disfruta de su pasión en esta ciudad. Y ese orgullo y agradecimiento es el que ha motivado al equipo de Gobierno que presido a poner tu nombre a esta plaza, ubicada en la Ciudad de la Imagen, donde se encuentran también otras instituciones del sector audiovisual como la EGEDA, Telemadrid o el Centro de Conservación y Recuperación de la Filmoteca Española”.

Pérez Quislant también ha destacado que “en esta sede, en tu despacho, pasas horas y horas restaurando películas, pero también sirves de ejemplo a todos los alumnos de esta Escuela, que tienen una gran suerte pudiendo compartir contigo muchos ratos”.

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS