La Comunidad de Madrid ha descartado nuevas medidas contra el coronavirus, más allá de restricciones de movilidad en otras zonas básicas de salud con una alta incidencia, y aguarda la llegada de más dosis de vacunas el martes tras los problemas de logística que han afectado el lunes a toda España.

El Gobierno regional dejará de aplicar estas restricciones en zonas sanitarias los días 31 de diciembre y 1 y 6 de enero, por lo que en estas fechas los vecinos afectados podrán moverse libremente por la región.



Más allá de estas medidas, los vecinos de las zonas sanitarias básicas con restricciones, al igual que el resto de madrileños, están afectados durante todas las navidades por el cierre perimetral de la Comunidad de Madrid, que prohíbe las entradas y salidas de la región hasta el 6 de enero salvo excepciones, como las visitas a familiares y allegados.

Retraso en el reparto de vacunas

La farmacéutica Pfizer comunicó de madrugada al Ministerio de Sanidad que se retrasa al martes la entrega de vacunas contra la covid-19 prevista para este lunes en ocho países europeos, incluido España, debido a un «problema en el proceso de carga y envío».

Por este motivo, en la Comunidad de Madrid habrá un parón el martes en el proceso de vacunación, que se retomará el miércoles con las 48.750 nuevas dosis previstas.

Mientras tanto, el Gobierno regional ha continuado este lunes la distribución de las 1.200 primeras dosis recibidas el domingo, que ha repartido en 23 residencias de personas mayores, incluidas las tres de la capital donde comenzó el proceso.

«Como consecuencia de este retraso, que no es responsabilidad de la Comunidad de Madrid, sino de la propia empresa suministradora, mañana, será un día perdido», ha lamentado el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado (Cs).

Test en las mutuas de trabajo

La Comunidad de Madrid ha solicitado este lunes al Gobierno central que las mutuas de trabajo puedan realizar test de antígenos a los trabajadores asintomáticos, en sus propias instalaciones y con su personal sanitario, e insiste en poder hacer estas pruebas en las farmacias de la región.

Además, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha reconocido «cierta preocupación» con los cuatro casos confirmados de la nueva cepa británica en la Comunidad de Madrid y los otros tres en estudio porque «la velocidad de transmisión es mucho más alta que en el resto de coronavirus detectados hasta ahora».




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here