Después de muchos meses de tira y afloja, finalmente la Comunidad de Madrid ha logrado su propósito de permitir a las farmacias y las clínicas dentales de la región realizar test de antígenos.

Podrán hacerlo a partir de la semana del 1 de febrero, tal y como ha adelantado la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, durante el pleno extraordinario de la Asamblea de Madrid.



Ayuso ha indicado además que la semana próxima los madrileños tendrán disponibles en sus tarjetas sanitarias sus datos de vacunación y las pruebas de test que se hayan realizado para que puedan llevarlos siempre encima.

La Comunidad de Madrid había solicitado en varias ocasiones poder hacer test de antígenos en farmacias al Ministerio de Sanidad, que el 31 de diciembre dio el visto bueno definitivo al decir que era competencia de las comunidades y que sólo deberían hacerse en casos de cribados selectivos y nunca a demanda de los ciudadanos.

Una orden publicada este jueves en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (Bocam) especifica que las pruebas en farmacias se harán “seleccionando exclusivamente” a la población en función de criterios establecidos por la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad.

De este modo, se podrán realizar las pruebas a personas con criterios clínicos o epidemiológicos de Covid-19, personas sintomáticas, los contactos estrechos de casos confirmados asintomáticos y las personas asintomáticas en entornos de elevada transmisión y riesgo epidemiológico.

La norma publicada también alude a la Ley general de salud pública, que detalla que los cribados son actividades orientadas a la detección precoz de la enfermedad, su diagnóstico y tratamiento temprano, y que se ofrecen activamente al conjunto de la población susceptible de padecer la enfermedad, aunque no tenga síntomas ni haya demandado ayuda médica.

En paralelo, la Comunidad recuerda que la estrategia del Ministerio de Sanidad para la detección precoz, vigilancia y control de la covid-19 establece que los estudios de cribado solo podrían considerarse en determinadas situaciones de alta tasa de transmisión en un área geográfica determinada o en la población diana del cribado.

Una medida que servirá para «controlar esta pandemia con mayores garantías»

El anuncio ha sido acogido con optimismo por parte de los farmacéuticos, que creen que ayudará a la hora de diagnosticar a la gran mayoría de madrileños en un corto espacio de tiempo.

Así lo considera el Colegiado Pedro José Fernández-Cavada, propietario de la farmacia QuickFarma. «Como farmacéutico y, sobre todo, como ciudadano de la Comunidad de Madrid, acojo con mucha ilusión esta medida, que contribuirá a controlar esta pandemia con mayores garantías», ha afirmado.

Llega ahora por consiguiente una mayor carga de trabajo para el gremio, algo que no preocupa a Fernández-Cavada: «Soy consciente de que generará un sobreesfuerzo a todos los farmacéuticos, pero, tal y como hemos venido durante toda la pandemia, todos los sanitarios debemos seguir esforzándonos al máximo y colaborando en todo lo posible».

«Particularmente, en nuestra farmacia tenemos ya habilitada una sala específica para la realización de estos test, por lo que estamos preparados para ayudar al sistema de salud en la lucha contra el virus», ha concluido el Colegiado.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here