/ 18 abril 2021

Elecciones a golpe de WhatsApp

Elecciones a golpe de WhatsApp

Mayo, incertidumbre política y Madrid tomado por los franceses… Sólo que ahora no están armados sino borrachos y en lugar de Pepe Botella tenemos a Díaz Ayuso defendiendo, como ya nos tiene acostumbrados, una cosa y su contraria: dice que no quiere que la presidencia de la Comunidad de Madrid se decida en los despachos, esos mismos en los que se decidió que ella fuera presidenta cuando Gabilondo, un señor que ni está ni se le espera porque ya nadie se acuerda, ganó las elecciones.

Y todo eso ha sucedido en menos de lo que tarda el ascensor del caserón de la Real Casa de Correos, sede del gobierno regional, en subir desde los antiguos calabozos hasta el patio principal. Así se convocan unas elecciones como Dios manda, a golpe de WhatsApp y desde el ascensor, no sea que llegue antes el WhatsApp del contrario con la moción de censura y se encuentre en la agenda «ir a la peluquería», versión actualizada del Tamayazo, solo que entonces a Rafael Simancas le sorprendió el transfuguismo saliendo del sastre que le hacía el traje para la sesión de investidura.

¿Acaso importa quién llegó antes? ¿Realmente estamos en un debate jurídico por dilucidar hasta donde llega la actividad administrativa y donde empieza el acto administrativo? Porque no se trata de eso. Ni siquiera se trata de discutir si unas elecciones convocadas para evitar una moción de censura son más legítimas que una moción de censura convocada para evitar unas elecciones.

- Advertisement -

A ver si vamos asumiendo que es todo aritmética y que en nuestra democracia, que es parlamentaria y de partidos, las elecciones únicamente sirven para seleccionar equipos de parlamentarios sectarios, dóciles y fieles a quienes les colocó en la deseada lista. Y que una vez que son elegidos empiezan a trabajar en volver a ser elegidos y defender su posición. Ni más ni menos.

Lo novedoso es que incluso en mitad de una pandemia actúen con la desvergüenza y falta de responsabilidad de colocar sus intereses personales por encima del respeto a los miles de fallecidos a quienes no dudan en organizar homenajes y minutos de silencio; por encima de los miles de pequeños empresarios y comercios que esperaban unos presupuestos dotados de ayudas para permitir continuar con la actividad y el empleo; por encima de miles y miles de trabajadores que dependen en este momento de la capacidad de unos buenos gestores públicos para lograr una correcta organización de las ayudas públicas europeas que logren el objetivo de transformar el modo en que trabajamos y creamos empleo; por encima de miles de ciudadanos que si ya vivían con incertidumbre la situación de crisis sanitaria convertida en crisis económica ahora se les añade una nueva fuente de incertidumbre al ver como quienes deben gestionar, revientan las instituciones desde dentro para salvar su modo de vida.

Y esperan que les votemos y compartamos su preocupación por la pérdida del gobierno.

Esperen sentados, se lo dice un hostelero que se beneficia de sus generosos horarios y de la llegada de visitantes franceses cada fin de semana, pero que antepone el interés colectivo en la pandemia a su interés personal.

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS