/ 16 octubre 2021

Ingresan a Noelia de Mingo en la Unidad de Psiquiatría del Infanta Sofía

Ingresan a Noelia de Mingo en la Unidad de Psiquiatría del Infanta Sofía

La Guardia Civil ha detenido este lunes en El Molar a Noelia de Mingo, la doctora que mató a tres personas en la Fundación Jiménez Díaz en 2003, por agredir con un arma blanca a dos mujeres en esta localidad, según han informado fuentes de la investigación.

El suceso ha ocurrido pasadas las doce de la mañana en la Avenida de España cuando la presunta autora ha herido de gravedad a la dependienta de un supermercado. Posteriormente, se ha trasladado a una farmacia donde ha atacado también a otra mujer.

La dependienta herida es trasladada grave al 12 de octubre

Según informa Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid, se trata de una agresión múltiple producida con arma blanca. El Summa 112 ha atendido a dos personas que están heridas. Una de ellas, de carácter grave y otra moderado.

La herida grave es una mujer de 46 años que presenta una herida grave por arma blanca en el hemitórax izquierdo. Después de estabilizarla ha sido trasladada por el SUMMA al Hospital Doce de Octubre.

La otra víctima, de pronóstico moderado, es una mujer de 53 años que presenta varias heridas incisas superficiales. Una vez estabilizada, se la ha trasladado al Hospital Universitario La Paz.

Ingreso de Noelia de Mingo en la unidad psiquiátrica de un hospital

Los servicios de emergencias de la Comunidad de Madrid, con apoyo de la Guardia Civil, han trasladado a Noelia de Mingo para su ingreso forzoso en la Unidad de Piquiatría del Hospital Infanta Sofía, tras herir a estas dos personas en el municipio de El Molar.

De Mingo estaba arrestada en el acuartelamiento de la Guardia Civil de San Agustín de Guadalix hasta donde se han desplazado efectivos del Summa 112 para evaluar su estado físico, que estaba bien, y mental.

Tras ello, los sanitarios del Summa112, con el apoyo de la Guardia Civil, han trasladado a De Mingo al hospital para su ingreso forzoso en la unidad de Psiquiatría hasta que pase a disposición judicial.

De Mingo trabajó con normalidad hasta el día de los crímenes

Durante el juicio por los hechos acaecidos en la Fundación Jiménez Díaz en 2003, el tribunal dictaminó que la Fundación debía responder de forma subsidiaria a las indemnizaciones fijadas para las víctimas y sus familiares.

En la instrucción y en el juicio oral quedó claro que Noelia de Mingo había dado señales muy evidentes de sus estado antes del crimen. La sentencia reflejaba que “cualquier persona que se relacionara con Noelia podía apreciar su estado y las personas que trabajaban con ella habían puesto de manifiesto su estado, sus temores y el peligro que suponía su mantenimiento en el hospital, pese a lo cual ninguna medida fue tomada por los responsables del mismo, medida que probablemente hubiera evitado el acaecimiento de los hechos”.

El Molar

El episodio que terminó con las tres muertes, fue la primera señal de la esquizofrenia paranoide, que también la llevó a presentar una denuncia en la comisaría de Tetuán contra la Fundación Jiménez Díaz porque «la vigilaban las 24 horas del día y habían colgado fotografías suyas y de su familia en internet».

Esta enfermedad la llevó a escuchar voces permanentemente que la insultaban y la amenzaban y además veía a gente por la calle vestida de Superman que se reían de ella. Posteriormente, compró un cuchillo porque quería intimidar a sus compañeros para que dejasen de espiarla.

Condena de 29 años en un centro psiquiátrico y puesta en libertad bajo custodia familiar

En octubre de 2017, la Sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid sustituyó el internamiento de la médico Noelia de Mingo, condenada a un máximo de 29 años de reclusión en un centro psiquiátrico por el asesinato de estas tres personas, por la puesta en libertad bajo custodia familiar y el tratamiento ambulatorio. Esta petición la efectuó el equipo que atendió a la facultativa en el centro Fontcalent (Alicante).

Según informa El País, los jueces basaron su sentencia en la coincidencia absoluta de los informes emitidos por todos y cada uno de los profesionales que tuvieron contacto con la afectada. Después de diez años de régimen interno, los psiquiatras y psicólogos afirmaban que “en el momento actual (2017), Noelia de Mingo no constituía un peligro para los demás ni para sí misma, según los magistrados.

Desde que salió del centro, De Mingo residió con su madre en el municipio madrileño de El Molar, donde el médico del centro de salud llevaba el seguimiento de su tratamiento cada quince días.

Su familia siempre ha residido en este pueblo madrileño, de poco más de 8.500 habitantes, donde nunca había protagonizado ningún incidente aunque pocas veces salía a la calle, según han detallado a Efe fuentes de la investigación.

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS