/ 8 agosto 2022
23.4 C
Madrid
/ 8 agosto 2022

¿Por qué la gente invierte en vez de ahorrar?

¿Por qué la gente invierte en vez de ahorrar?

En los últimos años se está detectando una fuerte tendencia entre la población a invertir en productos financieros como la bolsa, el mercado de divisas o las criptomonedas. La figura tradicional del trabajador que ahorra parece haber sido sustituida por la del pequeño inversor a tiempo parcial.

Tipos de interés demasiado bajos

Hace una década, era posible guardar los ahorros en una cuenta bancaria y recibir un pequeño porcentaje de interés cada mes. Aunque no fuese ninguna cantidad estratosférica, era suficiente para vencer a la inflación. De esta forma tan sencilla, los ahorros no se devaluaban con el paso del tiempo y los ahorradores no perdían poder adquisitivo.

Pero, en los últimos años, los tipos de interés están demasiado bajos. La cantidad que ofrecen los bancos por dejar el dinero depositado es ínfima. Ni siquiera llega a compensar la depreciación provocada por la inflación.

En este contexto, ahorrar, es sinónimo de perder dinero. Un ahorrador que guarde ahora mil euros, verá su valor reducido a casi la mitad en los próximos cinco a ocho años.

El colchón tampoco es una opción

Otra forma habitual de ahorrar hace años era dejar el dinero en casa. Muchos gastos se pagaban en metálico y resultaba interesante contar con liquidez en el domicilio para hacerles frente. Pero hoy en día, los pagos de grandes importes en metálico están prohibidos. Y la mayor parte de facturas mensuales se domicilian a través del banco.

Además de no ser necesario, sigue teniendo el problema de la depreciación por el aumento del coste de la vida. Y tiene otra desventaja muy negativa: es fácil perder todo lo ahorrado en caso de que se produzca un robo o alguna catástrofe natural.

¿Por qué la gente invierte en vez de ahorrar? 1

Efecto reclamo

Dentro de este ecosistema en el que guardar el dinero no es beneficioso, algunas personas se lanzaron a invertir en la bolsa, en propiedades inmobiliarias o en pequeños negocios. Cuando su círculo de conocidos sabe de estas actividades, se sienten más predispuestos a querer imitarlos

Ver que a alguien le va bien comprando acciones, criptomonedas o cualquier otro activo hace que la actividad parezca algo al alcance de todos.

Muchos brokers

Las empresas dedicadas al mundo de las finanzas son conscientes de las características del mercado actual. Sabiendo que hay muchas personas potencialmente dispuestas a invertir, van a hacer todo lo posible por visibilizar sus productos.

Hoy en día, la oferta de brokers para invertir online es más amplia que nunca. Basta echar un vistazo a sitios web como https://www.fxforex.com/es/ para descubrir algunos de los mejores del mercado.

Pero no sólo aparecen en medios especializados. Redes sociales como Youtube o Instagram están repletas de anuncios relacionados con el trading y las inversiones. Con tanta oferta y tanta publicidad, es fácil que el ciudadano de a pie se anime a probar en un momento dado.

Formación al alcance de todos

Además de todo lo anterior, cualquier persona interesada en invertir puede encontrar una gran variedad de cursos, libros y tutoriales en la red. Tanto gratuitos como de pago. Y esto anima a muchas personas a aprender y adentrarse en la actividad. 

En los últimos años se está detectando una fuerte tendencia entre la población a invertir en productos financieros como la bolsa, el mercado de divisas o las criptomonedas. La figura tradicional del trabajador que ahorra parece haber sido sustituida por la del pequeño inversor a tiempo parcial.

Tipos de interés demasiado bajos

Hace una década, era posible guardar los ahorros en una cuenta bancaria y recibir un pequeño porcentaje de interés cada mes. Aunque no fuese ninguna cantidad estratosférica, era suficiente para vencer a la inflación. De esta forma tan sencilla, los ahorros no se devaluaban con el paso del tiempo y los ahorradores no perdían poder adquisitivo.

Pero, en los últimos años, los tipos de interés están demasiado bajos. La cantidad que ofrecen los bancos por dejar el dinero depositado es ínfima. Ni siquiera llega a compensar la depreciación provocada por la inflación.

En este contexto, ahorrar, es sinónimo de perder dinero. Un ahorrador que guarde ahora mil euros, verá su valor reducido a casi la mitad en los próximos cinco a ocho años.

El colchón tampoco es una opción

Otra forma habitual de ahorrar hace años era dejar el dinero en casa. Muchos gastos se pagaban en metálico y resultaba interesante contar con liquidez en el domicilio para hacerles frente. Pero hoy en día, los pagos de grandes importes en metálico están prohibidos. Y la mayor parte de facturas mensuales se domicilian a través del banco.

Además de no ser necesario, sigue teniendo el problema de la depreciación por el aumento del coste de la vida. Y tiene otra desventaja muy negativa: es fácil perder todo lo ahorrado en caso de que se produzca un robo o alguna catástrofe natural.

¿Por qué la gente invierte en vez de ahorrar? 2

Efecto reclamo

Dentro de este ecosistema en el que guardar el dinero no es beneficioso, algunas personas se lanzaron a invertir en la bolsa, en propiedades inmobiliarias o en pequeños negocios. Cuando su círculo de conocidos sabe de estas actividades, se sienten más predispuestos a querer imitarlos

Ver que a alguien le va bien comprando acciones, criptomonedas o cualquier otro activo hace que la actividad parezca algo al alcance de todos.

Muchos brokers

Las empresas dedicadas al mundo de las finanzas son conscientes de las características del mercado actual. Sabiendo que hay muchas personas potencialmente dispuestas a invertir, van a hacer todo lo posible por visibilizar sus productos.

Hoy en día, la oferta de brokers para invertir online es más amplia que nunca. Basta echar un vistazo a sitios web como https://www.fxforex.com/es/ para descubrir algunos de los mejores del mercado.

Pero no sólo aparecen en medios especializados. Redes sociales como Youtube o Instagram están repletas de anuncios relacionados con el trading y las inversiones. Con tanta oferta y tanta publicidad, es fácil que el ciudadano de a pie se anime a probar en un momento dado.

Formación al alcance de todos

Además de todo lo anterior, cualquier persona interesada en invertir puede encontrar una gran variedad de cursos, libros y tutoriales en la red. Tanto gratuitos como de pago. Y esto anima a muchas personas a aprender y adentrarse en la actividad. 

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO