/ 17 mayo 2022
17.2 C
Madrid
/ 17 mayo 2022

Pagos electrónicos y en efectivo, dupla del éxito en los negocios digitales

Pagos electrónicos y en efectivo, dupla del éxito en los negocios digitales

A medida que la economía avanza hacia su digitalización, la prevalencia del efectivo como método de pago está cediendo su lugar a cambio de los métodos de pago electrónico. No obstante, su vigencia en el público se mantiene como un elemento diferenciador para aquellos sectores que ven en la diversidad de pagos su mayor ventaja.

Balanceando ventajas y desventajas

Hasta 2020 el 83 % de las transacciones en España fueron realizadas en efectivo, muestra del fuerte arraigo que aún se mantiene por el dinero metálico. En efecto, a comparación de los pagos realizados con tarjetas, las operaciones en efectivo no incurren en comisiones bancarias adicionales, al mismo tiempo que se ostenta un mayor control psicológico sobre el dinero que se está gastando.  

Sin embargo, el riesgo de hurto, deterioro, extravío, así como el tiempo que se debe dedicar en ir al banco o cajero para su retiro, han sido parte integral de sus desventajas. A estas se les deben sumar la creciente aplicación de límites en el pago con efectivo ahora establecido en un techo de 1000 euros, y una mayor preferencia por las plataformas digitales por los consumidores, como factores que están inclinando su preferencia por los pagos electrónicos.

Si bien con estos últimos existe una preocupación latente al robo de credenciales y fondos, así como el posible descontrol al momento de realizar compras, las ventajas de su uso superan con creces esta problemática que puede resolverse con planificación y prudencia financiera.

Los medios de pago electrónicos como las aplicaciones financieras de los bancos, el uso de e-wallets, y criptomonedas están ganando preferencia ante los usuarios, no solo por la inmediatez de sus transacciones sino también por la flexibilidad que ofrecen para la adquisición de productos y servicios, tanto a nivel local e internacional como en forma física u online. Aunado a ello, los métodos de protección de las transacciones y la privacidad de los usuarios en las aplicaciones, han mejorado sustancialmente con el uso de datos biométricos y tecnologías de encriptación como la blockchain.

La omnicanalidad es la clave

Para acceder a una mayor diversidad de clientes y mercados, empresas de todo tipo y tamaño están tomando más en cuenta las preferencias de pago de sus usuarios, con tal de no perder terreno ante la competencia.

Ejemplo de ello ha sido el sector del entretenimiento en particular el casino online, que ha sido de los primeros en ofrecer mayor diversidad de pagos al estar dirigido a un mercado internacional. Esto lo podemos encontrar en comparadores como casinocarlos.com en el que se listan diversas plataformas de juego y sus modalidades de pago globales como Visa, Paypal, Neteller, incluso Bitcoin, y aquellas propias de sus mercados regionales. Por otro lado, el uso de efectivo también es parte de las opciones ofrecidas por los casinos con dinero real sin discriminación de los beneficios obtenidos como giros gratis o bonos por depósito con lo que logran mayor fidelización con los usuarios.

El sector turismo en especial la hostelería también se ha orientado a la diversificación de medios de pago para diferenciarse de la competencia. En booking.com es común encontrar en las valoraciones de los usuarios internacionales una mayor puntuación en aquellos hospedajes que aceptan pagos tanto en euros, dólares y libras esterlinas, como mayor diversidad de plataformas de pago a la hora de reservar. Esto también favorece a los alojamientos que ofrezcan el servicio de cambio de divisas para aquellos métodos alternativos que en una casa de cambios convencional difícilmente podremos encontrar. 

El sector retail a menudeo también se está beneficiando de ofrecer más alternativas de pago tanto electrónicas como en efectivo a sus usuarios, logrando los vendedores reducir las incidencias de carritos de compras abandonados, que por no contar con una modalidad de pago congruente con las de sus clientes, echa a tierra todos los esfuerzos de mercadeo al no cerrarse las ventas. Una situación que también se encuentra en grandes proveedores y fabricantes y que está cambiando a lo largo de toda la cadena de valor.Al igual que el patrón oro-plata el uso del efectivo estará quedando cada vez más relegado gracias a una economía mucho más interconectada, descentralizada, y dinámica. Esto lo demuestra el repunte en transacciones contactless, que para 2018 se habían situado en 14 % y para 2023, se espera sea del 92 % gracias a una mayor presencia de la generación millenial en la economía y la completa adopción del teléfono móvil como instrumento de pago universal.

A medida que la economía avanza hacia su digitalización, la prevalencia del efectivo como método de pago está cediendo su lugar a cambio de los métodos de pago electrónico. No obstante, su vigencia en el público se mantiene como un elemento diferenciador para aquellos sectores que ven en la diversidad de pagos su mayor ventaja.

Balanceando ventajas y desventajas

Hasta 2020 el 83 % de las transacciones en España fueron realizadas en efectivo, muestra del fuerte arraigo que aún se mantiene por el dinero metálico. En efecto, a comparación de los pagos realizados con tarjetas, las operaciones en efectivo no incurren en comisiones bancarias adicionales, al mismo tiempo que se ostenta un mayor control psicológico sobre el dinero que se está gastando.  

Sin embargo, el riesgo de hurto, deterioro, extravío, así como el tiempo que se debe dedicar en ir al banco o cajero para su retiro, han sido parte integral de sus desventajas. A estas se les deben sumar la creciente aplicación de límites en el pago con efectivo ahora establecido en un techo de 1000 euros, y una mayor preferencia por las plataformas digitales por los consumidores, como factores que están inclinando su preferencia por los pagos electrónicos.

Si bien con estos últimos existe una preocupación latente al robo de credenciales y fondos, así como el posible descontrol al momento de realizar compras, las ventajas de su uso superan con creces esta problemática que puede resolverse con planificación y prudencia financiera.

Los medios de pago electrónicos como las aplicaciones financieras de los bancos, el uso de e-wallets, y criptomonedas están ganando preferencia ante los usuarios, no solo por la inmediatez de sus transacciones sino también por la flexibilidad que ofrecen para la adquisición de productos y servicios, tanto a nivel local e internacional como en forma física u online. Aunado a ello, los métodos de protección de las transacciones y la privacidad de los usuarios en las aplicaciones, han mejorado sustancialmente con el uso de datos biométricos y tecnologías de encriptación como la blockchain.

La omnicanalidad es la clave

Para acceder a una mayor diversidad de clientes y mercados, empresas de todo tipo y tamaño están tomando más en cuenta las preferencias de pago de sus usuarios, con tal de no perder terreno ante la competencia.

Ejemplo de ello ha sido el sector del entretenimiento en particular el casino online, que ha sido de los primeros en ofrecer mayor diversidad de pagos al estar dirigido a un mercado internacional. Esto lo podemos encontrar en comparadores como casinocarlos.com en el que se listan diversas plataformas de juego y sus modalidades de pago globales como Visa, Paypal, Neteller, incluso Bitcoin, y aquellas propias de sus mercados regionales. Por otro lado, el uso de efectivo también es parte de las opciones ofrecidas por los casinos con dinero real sin discriminación de los beneficios obtenidos como giros gratis o bonos por depósito con lo que logran mayor fidelización con los usuarios.

El sector turismo en especial la hostelería también se ha orientado a la diversificación de medios de pago para diferenciarse de la competencia. En booking.com es común encontrar en las valoraciones de los usuarios internacionales una mayor puntuación en aquellos hospedajes que aceptan pagos tanto en euros, dólares y libras esterlinas, como mayor diversidad de plataformas de pago a la hora de reservar. Esto también favorece a los alojamientos que ofrezcan el servicio de cambio de divisas para aquellos métodos alternativos que en una casa de cambios convencional difícilmente podremos encontrar. 

El sector retail a menudeo también se está beneficiando de ofrecer más alternativas de pago tanto electrónicas como en efectivo a sus usuarios, logrando los vendedores reducir las incidencias de carritos de compras abandonados, que por no contar con una modalidad de pago congruente con las de sus clientes, echa a tierra todos los esfuerzos de mercadeo al no cerrarse las ventas. Una situación que también se encuentra en grandes proveedores y fabricantes y que está cambiando a lo largo de toda la cadena de valor.Al igual que el patrón oro-plata el uso del efectivo estará quedando cada vez más relegado gracias a una economía mucho más interconectada, descentralizada, y dinámica. Esto lo demuestra el repunte en transacciones contactless, que para 2018 se habían situado en 14 % y para 2023, se espera sea del 92 % gracias a una mayor presencia de la generación millenial en la economía y la completa adopción del teléfono móvil como instrumento de pago universal.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO